Crónica desde el dorsal: Ultra Trail Barcelona

0

Pasados unos días, es un buen momento para valorar lo que dio de sí la Ultra Trail Barcelona 2015, que se celebró el domingo 25 de abril con salida y llegada en Begues (Baix Llobregat).

La carrera, en su 5º edición y en clara mejora, ofrecía cuatro distancias a los participantes, además de una prueba Kids (2-6km). De entrada, la Speed Trail, con 21km y 750 metros de desnivel positivo, que contó con la participación (y victoria) del gran Luis Alberto Hernando. Después, la distancia reina, la maratón, con 42km y 1.500m d+. En tercer lugar, la Long, con 69km y 2.750m d+. Por último, la prueba estrella del fin de semana, la Ultra Trail, con 100km y 4.500m d+. Esta última gozó de una gran participación en categoría élite, con Pau Bartoló, Jordi Gamito y Jessed Hernández como hombres más destacados. Una salida escalonada de las diferentes pruebas que sin duda es mucho mejor que la salida única que la organización utilizó para ediciones anteriores y que creaba problemas. En mi caso, decidí inscribirme a la Long de 69K. Por cierto, destacar que la UTBCN este año formaba parte de la Catalonia Ultra Cup, una nuevo circuito de ultra distancia compuesto por 4 pruebas más: UT Montnegre-Corredor, Els Bastions SkyRaces, UT Val d’Aran y UT Tarragona.

Recorrido

Junto al cambio de ubicación de la carrera que se realizó hace dos años, también se modificó el recorrido, invirtiendo el sentido de la marcha. En general, el circuito se caracterizaba por caminos y senderos generalmente técnicos, con mucha piedra y abundantes rocas que te obligaban a estar muy pendiente del terreno, sin perder de vista el suelo ni un minuto. Un tipo de recorrido que también ralentiza el paso y dificulta el correr. Nada nuevo, ya que en el briefing del día anterior nos avisaron de lo que nos esperaba.

Tras un inicio por pista forestal sin demasiadas dificultades, la carrera se adentraba por caminos que irían subiendo en dificultad (es decir, en cantidad de piedras y rocas). Por si estos tramos no fueran lo suficientemente pesados, después tocó un tramo de bajada por asfalto, ya camino del mar. Eso sí, después la bajada seguía por un camino de montaña entre árboles más descansado y que te permitía pasar los kilómetros más rápidamente, con unas vistas de postal.

Una bajada que concluía en la Playa del Garraf (km 33), el primer punto destacado para avituallarse y descansar, y sobre todo recargar fuerzas de cara a la dura subida que venía después y que nos conducía a la Ermita de la Trinitat (km 46). Precisamente, este punto era de especial interés porque incluía avituallamiento, masaje y un mirador espectacular con vistas al mar. La excusa perfecta para pararse a descansar. A partir de aquí, con «pocos kilómetros por delante», tocó un poco de todo: tramos de sube-y-baja, alguna subida exigente, bajadas técnicas y tramos de pista que eran de agradecer.

Era el segundo año que la prueba tenía su centro neurálgico en Begues (y no Sitges), y la verdad es que el pueblo se vuelca con el evento. Mucho ambiente en el Passeig de l’Església desde las 7h de la mañana, momento en que salían los valientes de la Ultra. Los inscritos a la Long lo hacíamos a las 8h mientras que más tarde daría comienzo la maratón y la speed. Así pues, vamos con la valoración de la prueba, que transcurre por el Parc Natural del Garraf y que está organizada por Xalenx Sports Events.

Puntos positivos

– Me gustó el recorrido. Sin ser un experto en el Garraf (todo lo contrario), creo que la prueba te permite conocer bastante bien la zona, como mínimo con un primer contacto rápido. Además, el circuito tiene de todo: subidas largas y también cortas, bajadas técnicas, caminos repletos de piedra, pista forestal etc.

– Una de las novedades que introdujo la organización fue que los familiares y amigos de los corredores podían realizar un seguimiento en tiempo real por la página web gracias al chip del dorsal. Y por lo que me comentaron, funcionó bien.

– Precisamente, se podía personalizar el dorsal, poniendo la foto y la bandera de la nacionalidad que quisieras. Era la primera carrera que hacía donde se daba esta opción y aunque quizá es una tontería, me parece un detalle perfecto.

– En general, los servicios al corredor muy correctos: guardería, duchas, guarda-ropa, vestuarios. Los avituallamientos en carrera me gustaron, con variedad y mucha cantidad. Quizá los geles me habría gustado encontrarlos en más avituallamientos.

La señalización de la prueba, un punto siempre complicado y que suele dar debate, me pareció correcta y efectiva en líneas generales. Aún así, sí que hubo más de uno y de dos tramos que conducían a la confusión ya que había demasiado espacio entre una marca/señal y otra. Eso sí, aplaudo la organización por realizar las marcas con pintura efímera, que desaparece al cabo de unas horas con la luz del sol. Sin duda, más cómoda (ya que después no tiene que recogerse) que las típicas cintas o palos y más difícil de sabotear.

– Muchos voluntarios y fotógrafos a lo largo del recorrido, que han propiciado que haya muchas fotos después de la carrera.

La bolsa del corredor siempre crea opiniones. Una de las señas de identidad de la carrera los años anteriores era la camiseta personalizada de finisher (estaba remarcada con un color distinto la distancia que tu habías hecho). Este 2015, la organización decidió no personalizarla y darla en la recogida de dorsales, para que todos los participantes la tuvieran. El obsequio para los finishers pasó a ser un buff personalizado con las diferentes distancias. Y no faltó el regalo estrella: el Caldo Aneto.

– Por último, me gustó el control de material obligatorio que se realizó en la salida, donde todos los participantes estábamos obligados a marcar los geles, barritas y demás con el número de dorsal.

Puntos negativos

El briefing me pareció flojo y con algunos errores destacables. De entrada, el vídeo de presentación quedó deslucido por culpa de los fallos técnicos, algo que siempre puede ocurrir pero que fastidia igual. La traducción al francés e inglés que se hacía de la explicación del director, David Teixidó, se alargó mucho y se coordinó mal. Por último, se montó una mesa redonda con todos los atletas de élite presentes y la opción para los espectadores de realizar preguntas. Una brillante e interesante iniciativa que quedó deslucida cuando la organización decidió colocarla al final del briefing. De hecho, empezó a las 21:30 aprox. cuando muchos corredores teníamos que levantarnos a las 5h de la mañana del día después, de manera que el auditorio estaba semivacío. Una lástima ya que la iniciativa me parece muy atractiva.

El mapa de la página web con los recorridos y los avituallamientos contiene una imagen que ayuda poco al corredor. La foto, aérea, hace que sea realmente difícil identificar donde está exactamente cada avituallamiento. Además, los nombres que los identifican son de los patrocinadores, y no del sitio donde se encuentran. Esto hizo que los acompañantes de los corredores que querían moverse por los diferentes avituallamientos lo tuvieran muy difícil para montárselo. Sin duda, un mapa más fácil de interpretar sería de agradecer, sobre todo con los nombres reales de la ubicación de los avituallamientos.

En definitiva, valoraría con un 8 sobre 10 esta edición de la Ultra Trail Barcelona. Una carrera muy cerca de la capital catalana que transcurre por una zona de montaña rica y variada en terreno y que cuenta con una buena organización. Es una gran opción para correr por senderos técnicos sin tener que trasladarse al Pirineo. Aunque, probablemente, lo mejor es la variedad de distancias que ofrece la prueba, desde una media maratón para aquellos que quieren algo corto y explosivo hasta una Ultra de 100km para los más preparados.

Página web de la carrera

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Mataró, 1992. Graduado en Periodismo por la UAB. Atleta popular o algo parecido. Amante de los deportes y de la política. Atletismo y triatlón en vena.