¿Funciona en triatlón la tecnología del 4% de Nike?

0

Profesionales como Mario Mola o Vincent Luis han utilizado la revolucionaria zapatilla Vaporfly de la marca americana con grandes resultados pero ¿son recomendables para todas las personas que practican triatlón?

El pasado domingo volvió a ocurrir. Los tres primeros clasificados del Maratón de Nueva York calzaron las mismas revolucionarias zapatillas que tanto han dado de hablar en el último año y medio. Las mismas con las que se ganaron en este 2018 los maratones de Londres, de Chicago o de Berlín. Y las mismas, óbviamente, con las que Eliud Kipchoge pulverizó el pasado 16 de septiembre la mejor marca de la historia y estableció un nuevo WR con un estratosférico registro de 2h01’39”. Se trata de las Zoom Vapofly de Nike, una zapatilla de fondo que Nike sacó al mercado durante la primavera del año pasado junto al modelo Zoom Fly, más asequible económicamente pero basado en la misma idea.

Según la empresa americana, estas zapatillas permiten una mejora del 4% en la autonomía de carrera de la persona que las lleva. Todo ello gracias a una placa de carbono que minimiza la pérdida de energía y a una forma que “obliga” al atleta a utilizar la zona cercana a los dedos del pie para la pisada. Un producto que ha tenido un éxito tremendo entre los corredores de 10, 21 y 42 kms y que durante esta temporada también hemos visto en el mundo del triatlón. Pero, ¿puede funcionar también la tecnología 4% en el deporte de las tres disciplinas? ¿Qué triatletas pueden sacarle realmente partido a la revolución de Nike? Estas son las dos preguntas que hoy tratamos de resolver.

Mario Mola y Vincent Luis, ambos patrocinados por la firma norteamericana, las han usado este año en todas las pruebas de las Series Mundiales. Tanto el español como el francés son los dos triatletas ITU con mejor carrera a pie y ambos tienen una técnica realmente eficiente teniendo siempre en cuenta que hablamos de atletismo dentro de una carrera de triatlón. Mientras que Mola es un corredor de más cadencia, Luis corre con una postura algo más rígida pero también con una zancada más larga y potente. Dos fueras de serie a los que pocos triatletas logran parecerse tras la T2, cuando el cuerpo ya acusa el desgaste y lo fácil es olvidarse de la técnica y optar por posturas “de supervivencia”.

Foto de la Super League 2018

Es realmente esa fase de desgaste la que debemos analizar para saber si la tecnología 4% está hecha para nosotros como triatletas. Nuestra opinión personal es que se trata de una zapatilla que puede ayudar con creces el impulso en cada pisada de triatletas con una técnica fluida, que logren correr con la cadera alta y la zancada amplia a pesar del cansancio. Si no es así, las Vaporfly o las Zoom Fly pierden gran parte de su sentido y probablemente la mejor opción sea decantarnos, sobre todo en Media y Larga Distancia, por modelos algo más pesados y con más drop.

La conclusión es que, al final, cada triatleta tiene una técnica de carrera a pie diferente y, por lo tanto, cada persona necesita un estilo de zapatilla de competición diferente. Dejarnos llevar por las modas y lo mediático por querernos parecer un poco más al extraterrestre de Kipchoge puede afectar a nuestro rendimiento en un segmento tan importante e incluso podría llegar a ser lesivo si no tenemos la técnica adecuada. Debemos ser conscientes de nuestras características a la hora de elegir zapatilla y pensar siempre en qué nos hará correr más rápido y más cómodo en carrera. Si la tecnología 4% de Nike nos funciona y nos hace sentir cómodos en carrera, excelente. Y si no, a otra cosa. La tarea de bajar de 2h en maratón, de momento, se la seguiremos asignando a esos pocos elegidos que nacen, viven y entrenan en el Valle del Rift. 

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Carlos Jiménez

Santa Coloma de Gramenet, 1996. Graduado en Periodismo por la UAB. Atleta de 1500 y 800 m. y extriatleta de corta distancia. Pasión por entrenar, competir y contar historias. Instagram: @carlosjv96