La importancia de saber cerrar la temporada

0

La psicóloga deportiva Raquel del Águila nos habla de la necesidad que tenemos de planificar la temporada y definir un periodo que sirva para desconectar de nuestra rutina de entrenamientos. ¡Saber parar es fundamental para mejorar a largo plazo!

Cada deporte tiene sus temporadas de competición. La temporada de triatlón suele ir desde finales de marzo hasta octubre aproximadamente, aunque también podemos encontrar triatlones en otros momentos del año. Pero como buenos triatletas, también hacemos duatlones, carreras a pie, de montaña, de btt, ciloturistas, travesías… Por eso muchos nos preguntamos ¿cuándo terminamos realmente la temporada? ¿Tienes un inicio y fin o vas haciendo todo lo que sale en el calendario? En este post hablamos sobre la importancia de tener una planificación y de algunas claves para cerrar la temporada.

Exacto, ¡planificación! Que no sólo nos referimos a un programa de entrenamiento, sino a una programación de objetivos en los que basar esos entrenamientos. A grandes rasgos una estructura en la que aparezca una pretemporada, objetivos intermedios, objetivos finales y fase de descanso. Esto nos ayudará a dirigir nuestra energía correctamente y no quemarnos, ya que pretender estar siempre al mismo nivel no es la mejor idea.

Si ya has acabado con lo que te propusiste, eso significa que estás en esta última fase, la de recuperación. Y si eres de las personas que nunca acaban y siempre tienen alguna competición a la que acudir, quizás deberías plantear y pautar espacios de recuperación para poder hacer un balance de tu trayectoria.

Esta recuperación, de dos a tres semanas, debe implicar unos días de descanso real, para poder salir de tu rutina de entrenamientos y hacer otras cosas, y otros en los que practicar deporte sin presiones, con menor volumen e intensidad, simplemente por puro ocio. Aprovecha para conectar contigo en otros aspectos, hacer aquello que quizás no haces durante el resto de temporada, o simplemente pasar unos días de relax. A veces hacerlo coincidir con unas vacaciones puede ser buena idea, aunque el calendario no siempre lo permite. En estos casos, quizás te habrás tomado unas semanas de descanso y desconexión sin que significara un final de temporada. Luego tocará volver a bajar el ritmo y empezar una nueva planificación con sus respectivas fases.

A parte del descanso físico, esta fase es realmente importante para analizar la temporada que acabas de dejar atrás, extraer aprendizajes y zonas de mejora, plantear cambios y empezar a enfocarte hacia la siguiente.

Algunas claves en este cierre pueden ser:

Evaluar tu rendimiento: Si has logrado lo que te proponías, cómo han sido tus marcas, si te has lesionado por el camino. Qué has conseguido y qué te ha faltado.

Valorar tu experiencia: Qué ánimo has tenido en los entrenos y fuera de ellos, qué ánimo has tenido en cada carrera. Cómo ha afectado a tu día a día, tanto deportivo como personal. Qué te ha sobrado, qué ha faltado y con qué te quedas.

Asentar aprendizajes: Qué ha significado esta experiencia para ti y cómo puedes mejorarla. Qué cosas salieron bien y puedes mantener y qué cosas hará falta cambiar.

Reenfocar: Ahora ya tienes conciencia de lo vivido ¿cómo quieres plantear la siguiente temporada?

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Raquel del Águila

Raquel del Águila, 1986. Licenciada en psicología por la UAB y coach especializada en deporte. Monitora deportiva y triatleta de media y larga distancia.