¿Cómo podemos perfeccionar nuestra patada en natación?

0

¡Nadar es mucho más que tener una buena brazada! Desde Efecto Dorsal te explican la importancia del batido de pies y qué puedes hacer para mejorarlo.

Si piensas que estás perdiendo tiempo al entrenar piernas en la piscina, sal del agua y ve a la ducha directamente…

  • ¿Hay que entrenar la patada? Si. (Esta era fácil con la intro que hemos preparado…)
  • ¿Es útil entrenar la patada? Si, otra vez. (También fácil)
  • ¿Se usa la patada en las carreras? Si. Y no. En esta hay trampa. Vamos a verlo.

¿Por qué entrenar la patada en triatlón?

Ayuda a la posición: la clave de la hidrodinámica parte de una buena posición. El cuerpo debe estar lo más paralelo a la superficie, y para lograr esto, hay que dar pies, no queda otra. Si quieres la demostración empírica te propongo estas dos pruebas: Nada 50m con pullbuoy y nada 50m con una goma en los tobillos.

Ayuda a la estrategia de carrera: ésta es la respuesta directa a la tercera pregunta del principio. ¿Se usan las piernas en triatlón? Sí y no. Es cierto que tenemos la ventaja de usar neopreno en muchas de las competiciones, y eso ayuda a la posición porque levanta las piernas. Pero eso no quiere decir que todas las carreras vayan a ser con neopreno. Ante esa posible situación, la diferencia con el triatleta de al lado te la va a dar lo que haya entrenado cada uno el batido de piernas. Además, incluso con el uso de neopreno es importante el uso de las piernas. Hay numerosas ocasiones donde se usa el tren inferior en carrera y en las que condiciona la estrategia de la misma, como en las salidas, en las aproximaciones a boyas, los metros finales del sector…

Ayuda a tu cuerpo: entrenar la patada no sólo te va a ayudar a nadar mejor. Hay otros beneficios extras. Entre otros, tenemos el fortalecimiento del core y otros músculos de la zona de la cadera como el psoas y el glúteo. Éstos son vitales para un buen rendimiento y evitar lesiones derivadas de otros deportes. Además, mejora en gran medida la movilidad y flexibilidad del tobillo.

Ayuda a otras disciplinas: como comentábamos en el punto anterior, ayuda a tu tren inferior y core. Estas mejoras se transmiten también a otras disciplinas. Tener una musculatura inferior fuerte y con una buena movilidad nos ayuda a pedalear y correr mejor.

¿Cómo debemos entrenar el batido de piernas?

Pies de crol: es de las sesiones más específicas. Cuando nadamos a pies de crol, sin aletas y sin tabla, es lo más parecido a cómo vamos a nadar en cuanto a biomecánica. En cuanto a la amplitud y cadencia, hay que centrarse sobre todo en la amplitud buscando sacar la patada desde la cadera, no la rodilla. La cadencia debe ser alta, cuando se trabaja pies tiene que haber intensidad.

Metros con aletas: el trabajo con aletas tiene que ser similar a los pies de crol. Intensidad alta, y compensando frenando el avance con la tabla. Una de las mejores cosas que se pueden hacer es sujetar con las manos y brazos estirados en el frente, manteniendo la tabla en vertical para que haga de parapeto al avance. Una vez buscado el freno, tratar de vencer esa resistencia con una patada potente desde la cadera a cadencia alta.

Patada vertical: éste es un gran ejercicio si tenemos piscina con profundidad. Se trata de aguantar en posición vertical con la cabeza fuera del agua sólo haciendo patada de crol. Es un ejercicio que permite buscar la frecuencia adecuada y tiene fácil progresión. Se empieza con los brazos extendidos en la superficie, lo siguiente sería en cruz pegados al pecho y lo más duro sería sacar los brazos del agua por encima de la cabeza.

En este artículo de la web de Efecto Dorsal podréis encontrar algunos ejemplos de bloques de entrenamiento para que podáis mejorar vuestra patada en la piscina.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Pablo Docal

Entrenador Nacional de Triatlón, escritor aficionadoy triatleta globero...más o menos.