Cuatro razones para no quemar etapas en triatlón

1

Desde que nos iniciamos en este deporte, los expertos siempre nos comparten una máxima: no quemar etapas en triatlón. La mentalidad del ser humano es de quererlo todo al momento. Pero como en muchos ámbitos de la vida, en triatlón también tenemos que aprender a disfrutar del camino.

Un camino que puede ser todo lo largo que uno quiera. El triatlón es un deporte que nos ofrece la posibilidad de tener un recorrido deportivo para tratar de mejorar día a día. Y cuando ya no se puede ser más rápido, hay que ser más resistente. Es por eso que creo que la mentalidad al empezar en triatlón es la de disfrutar del camino sin quemar etapas. Muchas veces parece que si no haces un Ironman, ‘no eres nadie’ en el triatlón.

La opinión pública es cada vez más influyente en nuestras vidas. Y parece que si no haces lo que hace la mayoría estás yendo por mal camino. No hace falta acabar un Ironman para ser triatleta. Hace un tiempo, Javi Gómez Noya daba con la frase que a mi me ha marcado a la hora de hacer triatlón. “No es más duro cuanta más distancia hagas sino cuanto más rápido vayas” pronunciaba el gallego en un reportaje con María Escario emitido en Televisión Española. Es por eso que creo que tenemos que ir poco a poco y exprimirnos en cada distancia. No siempre empezaremos por un sprint y acabaremos en un larga distancia, pero esa es la tendencia lógica de la que hablan los expertos.

Así que ahí van cuatro razones para no quemar etapas en el triatlón:

La primera es una cuestión física. Más joven, más rápido. Más mayor, más resistente. Parece evidente, así que cuanta menos edad tenemos, más ‘chispa’ tenemos en el cuerpo y más podemos exprimirnos en cortas distancias. Es la evolución lógica que hacen los profesionales. Empezar por cortas distancias, probar la media distancia y acabar en la larga distancia antes de retirarse como élites. Todas se pueden combinar pero siempre y cuando tengamos un bagaje detrás. No empecemos la casa por el tejado.

Por otro lado, la motivación. Cuando empezamos en triatlón nuestras marcas no serán muy destacadas. Pero poco a poco, en una misma distancia, iremos mejorando si entrenamos y somos constantes. Cada día, un poco más rápidos. Ya sea en un super sprint o en un sprint, nuestro tiempo en carrera irá siendo cada vez más rápido. Así que cuando veamos que no podemos ir más rápido, lo lógico será hacer más distancia. Eso sí, lo más rápido que podamos.

Volumen de entrenamiento. La larga distancia requiere de un mayor entrenamiento a nivel de kilómetros. Y aunque no sea fundamental, siempre es mejor que para probar una prueba de distancia Ironman, tengamos detrás un bagaje importante no solo de pruebas si no también de kilómetros. Es por eso que mejor familiarizarse con pruebas de corta distancia para ir sumando kilómetros y experiencias que luego serán muy importantes para afrontar una prueba de larga distancia.

Y por último, aunque no menos importante, por disfrutar de todas las variedades del triatlón. Corta distancia, media distancia y larga distancia son casi tres deportes distintos. Pero podemos disfrutar de todos ellos entrenando las mismas modalidades: natación, ciclismo y carrera a pie. Hagámoslo y seguro que acabaremos satisfechos.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Pablo Bosch

Barcelona, 1993. Redactor. Triatleta amateur y apasionado de la bicicleta. Siempre comunicando. "La excelencia en la gestión empieza por la del propio tiempo".