¿Del sofá al Ironman? ¡Así lo vive tu pareja!

1

Tiramos de ironía para narrar cuáles son las fases por las que un ser humano (racional o no) pasa del sofá al triatlón ¿Te sientes identificado?

Estas son las distintas fases por las que ha pasado Antonio y que, cuidado, podrían estar en marcha de una forma muy similar en tu pareja, hombre o mujer del siglo XXI:

  • FASE 1: Antonio, tras fracasar con la Dukan y el sirope de arce, decide comprar una flamante bicicleta estática en Carrefour y colocarla en el salón, tan bonita era, para sudar hasta el último calamar frito.Cada noche el sonido de las efusivas pedaladas de Antonio “changluofiu, changluofiu, changluofiu” enerva a Paloma, su pareja. Ella, para no hacerle perder la ilusión, sube el volumen del televisor como si no hubiera un mañana.
  • FASE 2: Naranco de Bulnes imaginario arriba, Tourmalet imaginario abajo, Antonio está cada vez más cerca de su peso ideal. Eufórico y con la autoestima por las nubes comenta a Paloma que quizás sea un buen momento para el siguiente paso: apuntarse a un gimnasio. Ella, encantada, le paga la matrícula y dona la bici a las Ursulinas.El gimnasio es de relumbrón, con sus mancuernas, su piscina y su cancha de pádel. Allí Toni entra en contacto con una cinta de correr sin destino, con una piscina de pH 7,2 y con un montón de nuevos amigos de esos que se afeitan en el vestuario.
  • FASE 3: Nuestro amigo se hace afín a un grupo de colegas de profesión, empleados de banca por la mañana, deportistas por la tarde, que corren por las inmediaciones del gimnasio media hora antes de darlo todo en el remo gironda. Son runners. Y esto le gusta, porque un runner es como un corredor pero que calza unas zapatillas de 120€, viste con unas mallas negras bien prietas y lo controla todo con la app y los cachivaches de Runtastic. Mola ser runner.
  • FASE 4: Con lo de correr, llega a casa la revista Runner’s World, la dieta especial para el miembro deportista de la pareja y los viajes de placer en los que se coincida con algún acontecimiento runner, tipo Maratón de Nueva York, con promesas de ir de compras cuando se acabe el sarao. Paloma lo lleva con cierta perplejidad. Ha pasado de tener en casa a un panoli que en secundaria no aprobaba gimnasia a uno que se recrea con sus estiramientos en la cocina.
  • FASE 5: Los tiempos de Antonio son estupendos y siente alas en sus pies cuando adelanta a otros en el primer kilómetro. Pero hay algo que le incomoda: correr está más de moda que nunca; Murakami, Twitter, tertulianos, Aznar… todos nos invitan a correr por una u otra razón y las rutas se llenan de runners como él.Toni necesita molar más, subir un peldaño, y el triatlón podría ser la respuesta, pues reúne lo mejor de los 3 deportes más aburridos.
  • FASE 6: Toni ve con renovados ojos la piscina de 20m del gimnasio. En unos meses pasa de nadar como en mantequilla a hacerlo como una barracuda clorada con licencia para usar la calle rápida. Se compra un neopreno negro azabache y lo estrena en la piscina con permiso de la autoridad competente, un monitor del gimnasio con pelusilla en el bigote.Y luego viene la bici. Una buena. Y luego una muy buena. Y el casco y el maillot y el culotte y las zapatillas. Y a pedalear. Como en el salón pero en la realidad. Como alma que lleva el diablo por el carril bici.
  • Foto: Jon Izeta

    FASE 7: Vídeos, la revista Triatleta, fisioterapia, anatomía, nutrición, psicología deportiva,… toda información y todo gasto es poco en esta fase previa a la primera competición. Y, por supuesto, hay que entrenar duro 8 semanas non-stop.Paloma se apunta a un curso de sexo tántrico sin Antonio.

  • FASE 8: Antonio el triatleta. Al participar en un triatlón te conviertes en triatleta, al igual que al volar en avión te conviertes en piloto.

Ya de vacaciones, en la playa, como prometió Antonio, antes de meterse en el agua reveló que al volver  se iba a preparar para su primer Ironman. Ella le pidió a Dios que una medusa le atravesase el Speedo, se giró cara al sol cuando Antonio se hubo marchado y se quitó la parte superior del bikini a ver si caía algo.

¿Sientes temor al leer las ocho fases por las que ha pasado Antonio? ¿has notado algún síntoma en casa?

Estate alerta, muy cerca de ti puede haber un triatleta en ciernes esperando su oportunidad.

Fuente www.mitmag.es

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Proyecto informativo y formativo del diario SPORT realizado por y para el triatleta popular. Especial atención al triatlón, swim, ciclismo y travesías