Los 6 errores típicos de primero de triatlón

0

No hay triatleta que no haya cometido algún error en sus inicios y seguramente tu no has sido menos. En cualquier caso os dejamos estas pautas para intentar evitar estos errores de principiante. No obstante, recuerda que… ¡Es obligado disfrutar!

Os contamos seis consejos para evitar algunos errores de principiante y los conozcáis cuanto antes mejor. El objetivo es preveerlos, para realizar en correctas condiciones tanto el entrenamiento como la competición. La cuestión es no parecer un novato.

1. Las transiciones no son vestuarios

El paso por el box de las transiciones no es un vestidor. Habrá que dedicar varios segundos o minutos para cambiar de zapatos o quitar gadgets que no nos sirven para el siguiente parcial, pero lo que se debe evitar es tomarse la transición como el cambio en un vestuario.

Si eres de los que despliegas tu toalla en el suelo y te sientas para secarte los pies con cura y ponerte las zapatillas, buscar en la mochila una barrita energética y tomártela; o de los que se ponen crema a conciencia en cada parte del cuerpo (¡Ah! ‘Y que este bien esparcida!), lo que vas a conseguir es alargar infinitamente el cronómetro y perder eficacia, errores que afectarán el tiempo global. La idea es minimizar el tiempo que pasas en cada transición.

2. Perder tu bici en la T1

Eres ‘novato’ si te quedas con cara de: ¿Quién ha movido mi bici? cuando sales del tramo de natación y te diriges a la T1. En principio, esto no debe pasar. Lo más probable es que antes de empezar no te hayas dado cuenta de dónde está situada tu bici. Fijarse una referencia es una muy buena opción para localizarla directamente mientras corres, al mismo tiempo que minimizas tiempo de búsqueda y de carrera.

Para ello es recomendable acudir a la cita con tiempo suficiente. A primera hora de la mañana es el momento clave para dejarlo todo a punto para cuando se necesite y para establecer puntos de referencia de la área de transición respecto a nuestra posición. Esto servirá para encontrar rápidamente tu bici y, a la vuelta, el hueco correspondiente.

3. Ropa interior debajo de la deportiva 

Concretamente, en la práctica de ciclismo la ropa interior pasa a un segundo plano. No es necesario llevarla debajo de las mallas porque esto puede jugar en nuestra cuenta y perjudicar el confort, al mismo tiempo que se reduce nuestra productividad. La comodidad y la . A cambio, será necesario e imperativo lavar los pantalones después de cada uso.

4. No saber cómo cambiar una rueda

Los pinchazos no ocurren siempre pero son habituales en las salidas y entrenamientos de ciclismo. En los primeros meses de práctica encima de la bici puede ser complicado, pero más adelante es muy conveniente aprender a cambiar ruedas. Si más no, tener las herramientas correctas para tu bici. Eso sí, revisarlas si te las compras de segunda mano o asesorarte bien en la tienda. Lo peor que puede pasar es que vayas confiado y, en el momento de la verdad, tus herramientas no sirvan para arreglar el pinchazo. Siempre puede haber alguien que te ayude, cosa que en carrera es mas difícil.

5. No premeditar y calcular el resultado

No es necesario planear a conciencia el tiempo que vas a realizar segmento por segmento, es decir, los parciales de natación, ciclismo y carrera a pie. Ni mucho menos compararlos con los resultados de la edición anterior y hacer una planificación -falsa y errónea- de la posición que puedes obtener, según los cálculos que has hecho. Asegurarse de ello será un error. Luego, en competición, el mar sabor de boca será aún mayor si esas predicciones no se cumplen.

6. Descuidar el uso del cambio de platos/piñones en bici

Por supuesto, controlar qué uso de platos y piñones hacemos nos va a beneficiar en nuestro rendimiento sobre la bici. Mantener siempre el mismo, sobretodo si el recorrido es más inestable que rectilíneo, pues no iremos bien engranados en partes importantes del recorrido. Aprender esto debe ser uno de los primeros pasos a tener en cuenta del manejo de la bici y, por supuesto, no se debe comprender como un problema, sino como una herramienta para utilizar a nuestro favor y posibilidades.

A modo de recomendación antes de competir en un triatlón:

  • En el primer triatlón el objetivo es acabar y disfrutarlo.
  • La cerveza será para el final.
  • La cena anterior y el desayuno deben ser pertinentes (así como las cantidades).
  • testar el producto/ropa/ material antes de la cita.

Evitando los errores que os hemos detallado en el artículo, ¡el triatlón es pan comido! Eso sí, la base es el entrenamiento 🙂

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Laura Jimenez

Pineda de Mar, 1992. Graduada en Periodismo por la UAB y alumna Máster en Medios, Comunicación y Cultura, por la UAB. De nadadora a triatleta.