Errores que no debes cometer el día de un Ironman (Parte I)

0

La distancia Ironman es tan larga y exigente que nos tiene al límite de nuestras capacidades durante muchas horas. Y hay cosas que pueden salir mal si no prestamos atención. Por eso, mejor prevenir posibles errores de bulto. Por 220 Triathlon.

1. Mala nutrición

Cuando nos enfrentamos a una carrera de corta distancia, el trabajo a realizar en el campo de la alimentación no es muy complicado. Pero cuando hablamos de larga distancia, de estar hasta 17 horas practicando ejercicio non-stop, el panorama cambia por completo. Es esencial llevar bien planificado todo lo que vamos a ingerir durante la carrera, a nivel de geles, barritas, bebida etc. (y haberlo entrenarlo con anterioridad).

El mejor enfoque consiste en controlar la ingesta de comida los días previos a la carrera y desayunar unas 3 horas antes de la salida el mismo día de la prueba. No hay ninguna ley científica que demuestre qué pautas son las mejores a seguir pero hay muchos profesionales que podrán asesorarte.

Recuerda que comer en exceso será incómodo y provocará malestar gastrointestinal verás reducida tu velocidad. Ah, y tras la carrera no vayas directamente a por la cerveza. Asegúrate antes de tener el estómago tranquilo.

2. Ninguna documentación

Uno de los errores más frecuentes que cometen los triatletas es no informarse de la carrera que van a disputar antes del Día D. Es habitual no comprobar el perfil y recorrido de la prueba, de modo que el sector ciclista pueden incluir alguna subida peligrosa y exigente que nosotros desconocemos. Además, asegúrate de leer bien las recomendaciones e indicaciones que presta la organización de la carrera y de asistir al briefing oficial. Éste último muchas veces ayuda a resolver pequeñas dudas que nos podrían quedar en el tintero.

3. Equipación incorrecta

Llevar el kit de ropa incorrecto también es un error que podemos pagar caro durante la carrera. Es interesante estar bien informado de las condiciones de carrera y cuál es la previsión meteorológica para actuar en consecuencia. Al final, en un Ironman debemos buscar la comodidad. Nuestro casco de bici aerodinámico puede quedarnos muy bien, pero igual las condiciones no son las ideales para llevarlo.

¿Es el neopreno el adecuad0? ¿El tritraje es suficientemente cómodo y resistente para la larga distancia? Por ejemplo, en la T2 debemos estar atentos y vestirnos bien para afrontar toda una maratón, especialmente respecto al calzado.

4. No revisar nuestra bici

Prestamos atención a nuestra equipación, nuestro cuerpo… y también a nuestra bicicleta. Hay pocas maneras más frustrantes de no terminar un Ironman que sufrir un problema mecánico. Algo que podemos prevenir mediante un chequeo rápido de la bici los días previos a la cita.

Disminuimos así el riesgo de romper la cadena o cualquier otra incidencia que pueda surgir. En última instancia, si nos olvidamos de hacer nosotros ese chequeo acostumbra a haber un mecánico en la prueba dispuesto a ayudarnos.

5. No tener un plan B

Si algo es prácticamente seguro en un Ironman es que la carrera no se desarrollará sin problemas. Mantener una actitud positiva es fundamental pero no está de más tener respuesta a los problemas que nos puedan surgir. ¿Podría seguir nadando si pierdo las gafas? ¿Podría cambiar un pinchazo? ¿Tengo diferentes estrategias para la carrera a pie, en función de cómo esté físicamente al bajar de la bici?

También es útil fijarnos diferentes objetivos, y no solo tener uno grande y ambicioso. Seguramente, la valoración de la carrera una vez finalizada cambiará en función de qué diferentes objetivos hayamos podido alcanzar.

kjcd

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Mataró, 1992. Graduado en Periodismo por la UAB. Atleta popular o algo parecido. Amante de los deportes y de la política. Atletismo y triatlón en vena.