Ironman de Lanzarote: 10 razones para estrenarte allí en la larga distancia

0

Se acerca el Ironman de Lanzarote. Son menos de 100 días los que quedan para que miles de triatletas salgan de la playa de Puerto del Carmen y muchas las dudas que te asaltan. Si estas inscrito dudas si podrás y si estás entrenando como si lo fueras a hacer piensas si es el Ironman ideal.

Mucha gente conocedora de la aventura comienza a preguntarte por qué, a qué se debe esta locura transitoria, qué te lleva a afrontar esas distancias escalofriantes y qué motiva a cada deportista a afrontar tamaño reto. Cada uno tiene sus razones y las dejaremos para otro día, pero lo que sí haremos será tratar de ayudar a decidirse a los indecisos que dudan el Ironman con el que brillar este año.

Foto: José Luis Hourcade

1. Pionero en España: Desde 1992, hace 26 años, se celebra este Ironman en España. Es el primero que se celebró y, con la denominación Ironman, el más ‘veterano’ de todos los que se celebran en Europa. En España luego llegarían Barcelona y Mallorca pero si eres de los que buscas el sabor añejo en tus actividades, tu opción es el Ironman de Lanzarote.

2. Una prueba mítica. Su tremenda dureza le otorga un halo de misticismo único. Más de 2.500 metros de desnivel en la bicicleta acompañados de un fuerte viento que suele soplar de todos los lados menos del que te gustaría, un día que suele comenzar nublado para luego da paso a un sol abrasador que te derrite y una humedad que te vaciará lograrán que el “You are an IRONMAN” tenga más significado que nunca,

3. Es el little Hawaii. Quitémosnos las caretas, yo me la quito al menos: nunca competiré en Hawaii. A no ser que un familiar me invite, vete tú a saber las vueltas que da la vida y un familiar podría ser el dueño de la empresa propietaria de Ironman, mi viaje más lógico a la isla americana sería de vacaciones. De Lanzarote siempre se ha dicho que es un pequeño Hawaii, por su clima, por su geografía y sus condiciones de carrera: calor, viento, roca volcánica, humedad… Si quieres presumir ante algún compañero de grupeta que ira a Hawaai siempre podrás decir: “No he estado en Kona pero… terminé en Lanzarote”.

4. Objetivo: Kona. Yo nunca iré pero… ¿tú? Si tu objetivo es Hawaii, el Club La Santa Ironman de Lanzarote ofrece 40 slots para el campeonato del Mundo. El año pasado en categoría masculina los tiempos de corte fueron 9:58:53 en M30-34, 9:43:29 en M35-39, 10:05:13 en M40-44 y 10:43:36 en M45-49. En categoría femenina se repartieron 9 plazas siendo el tiempo más bajo 10:48:23 en el grupo 30-34 y el más alto 12:35:05 en el grupo 55-59. ¿Cómo lo ves? Consulta aquí todos los tiempos de corte.

5. ¿Quién sabe si será el último? Sí amigos, será mi primer Ironman y quién sabe si el último. Yo no descarto hacer otro pero hay presión (si tenéis pareja y familia sabréis de lo que hablo) para que esta locura sea una y no más. Quiero ver si termino, si termino cómo lo hago, las ganas que me queden para afrontar otro en un año (uno al año eso está claro), si prefiero los 70.3… Yo no cierro ninguna puerta pero si es uno y no más, qu sea el Ironman de Lanzarote. ¿Por qué? Lean de nuevo el punto 1, 2 y 3.

6. Llega con tus seres queridos. Pese a que es una práctica prohibida en el circuito Ironman, el Club La Santa ha luchado por dar un carácter familiar a esta prueba por lo que se puede entrar con los que llevan 6 meses aguantando tus entrenamientos, tu cansancio, tu buen y mal humor y tus miedos. Disfruta ese momento con los tuyos y esa foto entrando en meta con tu familia hará olvidar muchos de los sufrimientos pasados (y quizá te abra las puertas a un nuevo IM). Piensa en todo.

7. Verano libre. Intentando conciliar deporte y familia es cierto que el Ironman de Lanzarote pilla pronto pero es una buena opción hacer la gran prueba del año antes del verano, dejar que la familia disfrute de las vacaciones por una vez sin tener que llevar tu bici y aparatejos deportivos a cuestas. Por un año se lo debes y… aun tendremos luego tiempo para una prueba de calidad después de verano.

8. Postureo. Hablando de verano… ¿Has pensando lo fino que puedes llegar a la playa en julio con todo lo que te has quitado para el Ironman? Faltan tres meses y a mi alguno ya me ha preguntado si estoy bien, si como o si tomo algo raro (con cara de este esta en las últimas). Termina Lanzarote, defines un poquito y todo el mundo te dirá, “cómo te has quedado”. Ahí es el momento para llevarle al chiringuito y contarle tu hazaña con una cervecita. “Es que he hecho un Ironman…”.

9. Una experiencia personal. Hemos hablado de lo deportivo, de lo serio de los mas bromista y ahora vamos a lo que va más allá del deporte. Un Ironman es una experiencia personal que va mucho más allá del día de la carrera. Son sacrificios, conocerse a uno mismo, conciliar, deporte-familia-amigos-ocio-trabajo, sufrir, estar cansado, recorrer un camino que va más allá de hacer deporte. Es una experiencia vital que te ayudará a saber dónde puedes llegar, descubrir el esfuerzo que cuestan las cosas… pero quien algo quiere, algo le cuesta.

10. En España ya no hay otro. Sí, no es muy romántico pero si lo tuyo no son los idiomas y quieres entender a la gente del lugar solo te queda éste. Con la cancelación de Mallorca y el brutal ‘sold out’ de Barcelona desde hace meses, te queda Lanzarote para no salir de España…

Si te animas… ¡Allí nos vemos!

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Alberto Soler

Madrid 1982. Empecé INEF y terminé periodismo. Ahora deportista popular por no decir globero. Cuando empecé esta aventura apenas había nadado en mi vida, no tenía bicicleta y no había corrido más de 10K... Ahora sueño con el Ironman de Lanzarote.