Mayalen Noriega: “La guía siempre tiene que ir un paso por delante”

0

MAYALEN Y SUSANA: CAPÍTULO 1

Mayalen Noriega Belausteguigoitia. Nacida en México, criada en Cataluña y con raíces vascas, es una deportista todoterreno difícil de calificar. Ganadora de un reality y poseedora de un Guiness World Record, pocas cosas se le resisten en este mundo. Se lanzó a una piscina con 12 años y a punto estuvo de ir a los Juegos Olímpicos de Sidney. Un sueño que cumplió en Londres 2012, ya como guía de una deportista con discapacidad. Le gustó tanto la experiencia que repitió, esta vez con Susana Rodríguez, con la que ha alcanzado grandes éxitos. Campeonas del mundo de triatlón y duatlón, buscan la clasificación para los Juegos Olímpicos de 2016. Una medalla en Río sería la guinda al pastel.

Susana y Mayalen. Deportista y guía. Ambas forman una dupla inquebrantable. Como si se conocieran de toda la vida, han logrado alcanzar un fuerte vínculo emocional. Hemos querido hablar con ellas y profundizar en la estrecha relación que han formado, basada en la confianza. En esta primera entrega charlamos con Mayalen, tanto de su faceta como guía (Parte 1) como de su extenso historial deportivo (Parte 2).

Parte 1

Tu experiencia como guía empieza en 2010 con Josefa Benítez. ¿Cómo surge la idea?

En aquel momento estaba en el C.N. Mataró y me rompí dos dedos del pie. No podía correr y el marido de la fisioterapeuta que me estaba tratando era entrenador y estaba buscando una guía de ciclismo. Después ya hablé con Josefa y empezamos a probar el tándem en 2010. En el velódromo de Horta nos dejaron un tándem y empezamos a probar y a entrenar. Nuestra primera competición fue un Campeonato de España de velódromo y luego ya nos pasamos a la carretera. Conseguimos entrar en la selección y de esta manera llegamos a los Juegos Olímpicos de Londres.

Y el resultado en Londres es espectacular: medalla de plata. ¿Estaba dentro de las previsiones? 

En esa prueba en concreto no, ya que nuestra especialidad era la crono. Pero ya se sabe que las cronos salen como salen a veces y nosotras acabamos sextas. Pero el mal sabor de boca se marchó con la medalla en la prueba de línea. La mayoría de países llevaban dos parejas y en España solo estábamos nosotras. Pero hicimos nuestra apuesta y salió bien.

¿Qué te aporta ser guía de un deportista?

Ves las cosas de diferente manera. Estamos acostumbrados a correr siempre individualmente y con el tándem eres un equipo. Tienes que compartir. Las dos tenemos días malos y tenemos que apoyarnos mutuamente. Me gusta mucho compartir y formar parte de un equipo.

Llevar el ritmo, orientar al compañero… La tarea de guía va más allá de adaptarse al compañero.

Sí, realmente tienes mucha responsabilidad porque no solo corres tú. Tienes que ir pensando todo lo que tiene que saber el compañero. Cuando terminas de nadar y vas a la transición, no solo haces la tuya sino también tienes que pensar en su transición. Quitar la cuerda, quitar el casco, el neopreno, subirse a la bici… Tienes que pensar por doble e ir viendo y pensando lo que está pasando alrededor. Por ejemplo, si vas corriendo es muy importante indicar si hay giros, agujeros… Siempre tienes que ir un paso por delante, tienes que adelantarte para poder tomar decisiones. Yo estoy acostumbrada a competir y si un día a mí me sale mal, pues me sale mal, pero aquí somos dos y tienes la presión que tiene que salir bien.

¿Sin compenetración no hay éxito?

Creo que tiene que haber una compenetración. Somos compañeras, amigas, equipo y todo. Nos conocemos perfectamente y sé cómo empieza, si está bien o no, si lo está dando todo, si puede dar un poquito más o no… Al final son tantos entrenamientos, días y años juntas que sabes perfectamente todo sobre la persona.

¿Qué diferencias has notado entre las experiencias de Josefa y Susana? 

Al final son dos deportes distintos y el ciclismo no tiene nada que ver con el triatlón. En ciclismo vas con tándem, que evidentemente requiere de una gran coordinación pero es más fácil. En triatlón es Susana quien nada y corre, yo solo guío, ella pone el ritmo. Es en el sector de ciclismo donde quizá la puedo ayudar más.

Susana se ha convertido ya en una perfecta compañera de vivencias y de fatigas. ¿Qué destacas de ella?

Es una luchadora. No le digas que no. No se te ocurra decirle que no a nada porque te va a enseñar como sí se puede. Es impresionante todo lo que logra y los éxitos que acumula. Nada se le resiste (ríe).

¿Con qué dificultades te has encontrado haciendo de guía de triatlón?

Sin duda, el triatlón es más difícil porque son tres deportes en uno. En ciclismo es relativamente fácil mientras encuentres a alguien que ruede bien en bici pero es difícil encontrar un ciclista que nada y corra bien. Susana nada muy bien y corre muy bien y es difícil adaptarse a su nivel. Cuando me rompí la escapula en 2013 Susana estuvo buscando un guía y no es tan fácil. A parte que llevamos tanto tiempo que ya nos sabemos compaginar. La natación es muy complicada y requiere un tiempo para conocerse y muchas horas en la piscina y en el mar. Después el tándem también es complicado, ponerse las zapatillas… Son muchas cosas.

Campeonas del mundo y de Europa de triatlón, también del mundo de duatlón. ¿Con estos resultados aún hay Mayalen-Susana para rato?

Yo espero que sí. Ahora mismo estamos en Sierra Nevada entrenando como locas. La gente nos pregunta por qué entrenamos tanto. Nuestro entrenador Luís Piña es quien nos está llevando y hacemos casi 5 sesiones al día. Pero bien, disfrutamos y lo pasamos bien.

¿Los Juegos Olímpicos de Río 2016 sería la culminación de una relación de éxito?

Desde que empezamos que era y es un sueño. Si podemos llegar y conseguir algo sería la culminación de un sueño. Estamos bien encaminadas para conseguir la plaza pero aún nos queda camino por hacer. Es una lucha de día a día e ir viendo. Ahora han puesto un sistema muy complicado para acceder a las carreras pero estamos bien posicionadas en el ranking y la clasificación empezará con el Europeo. También es difícil por los viajes porque la Federación solo nos ayuda con el Europeo y el Mundial y lo demás, por suerte, tenemos a patrocinadores que nos ayudan.

¿Y desde aquí qué mensaje le dejas a Susana?

A Su le diría que siga luchando porque va a llegar donde ella se proponga.

Parte 2

Solo tu historial deportivo ya merece un libro. ¿Cuándo descansas?

Creo que es una forma de vida. Yo el deporte me lo he tomado así y me encanta. Me encanta la competición y disfrutar de todos los sitios donde he podido ir y toda la gente que he podido conocer.

En tus inicios natación, después esquí, ciclismo, triatlón… ¿Con cuál te quedas?

El ciclismo. Me encanta la libertad que te da. En Sierra Nevada mismo coges la bici y puedes llegar hasta el mar, por todas las carreteras que quieras… Me encanta estar horas y horas sobre la bici.

¿Has pensado en el momento que tengas que dejar de practicar deporte?

Yo espero que pueda hacer deporte toda la vida. Claro, no a este nivel. Pero es una forma de vida y no quiero renunciar a ella. ¿Que se va a acabar la competición? Sí, pero por ahora lo voy a explotar hasta que el cuerpo me lo permita.

En tu palmarés figura la victoria en el reality show mexicano “Fear Factor”. ¿Qué tal la experiencia?

Fue una locura (ríe). La verdad es que me dejo engañar fácil. El novio de mi prima era el productor y se ve que les faltaban chicas y me llamaron un día. Les dije que sí y nos fuimos a Argentina a grabarlo. El reality consistía básicamente en hacer tonterías. La prueba final consistía en llevar un coche, saltar por una rampa con solo dos ruedas, las del lado izquierdo, y una vez habías saltado la rampa explotaba y el coche que llegara más lejos ganaba. Por suerte, mi padre lo vio cuando ya había vuelto a México porque sino me hubiera matado (ríe).

Y para terminar, alguna prueba que tengas pendiente?

Quizá el Ironman de Hawái. De hecho, con Susana hemos dicho que si los Juegos Olímpicos de Río salen bien, haremos un Ironman. Y sería mi ilusión que fuera el de Kona. Veo difícil el sector de carrera a pie, porque correr 5 o 10 km juntas bien, pero una maratón… Eso después de 180 en tándem. Muy duro. Pero sería el regalo que nos haríamos a nosotras mismas. Pero Susana también me ha dicho que quiere hacer la Titan Desert.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Mataró, 1992. Graduado en Periodismo por la UAB. Atleta popular o algo parecido. Amante de los deportes y de la política. Atletismo y triatlón en vena.