Tras la pista de uno de los clásicos, el Triatlón de Zarautz

0

El Triatlón de Zarautz es una de los más longevos del país, tradición y pasión lo definen a la perfección. Hoy nos profundiza en ello Patricia Damián, presidenta del Club Triatlón Zarautz, organizadores de la prueba.

Ser la cabeza visible de un clásico del calendario español o, como muchos lo llaman, La Meca del triatlón en nuestro país, es una grandísima responsabilidad. ¿Cómo lo afrontas?

Es una gran responsabilidad. Queremos hacerlo siempre todo bien, que salga perfecto y, lo más importante, que la gente se marche muy contenta. Todo esto es un gran reto, pero estoy muy contenta de ser la afortunada de desarrollarlo.

Zarautz es una población que se vuelca con el triatlón y la de este año será su edición número 32, lo que le convierte en uno de los decanos de este país. Patricia, ¿qué pasa en Zarautz para que esto sea así?

Tenemos la grandísima suerte de contar con un pueblo que vuelca 100% con la prueba, tanto ayudando a la organización (300 voluntarios locales), como animando a los participantes. Ese calor es algo fundamental para que los triatletas repitan.

Hay detalles de la prueba que la gente no sabe, por ejemplo, que los triatletas de vuestro club no pueden participar, a no ser que cumplan una condición muy interesante, ¿puedes compartirlo con nosotros?

Por supuesto. Nosotros no somos ninguna empresa, somos simplemente triatletas populares de un club, por lo que, para sacar esta prueba adelante necesitamos mucha ayuda y muchos voluntarios. Esto nos llevó a tomar la decisión de que si alguno de nuestros triatletas quería participar, debía conseguir un voluntario para la organización, de manera que “cubriese su puesto”.

Foto: Sergio Nievas

Este año hemos visto como novedad la nueva formalización de las inscripciones, ya que anteriormente se abrían en una hora de un día concreto, el más rápido se inscribía, pero el que en ese momento no podía se quedaba fuera. Con la nueva manera que habéis instaurado, habéis permitido más oportunidades a la gente, ¿cuáles han sido los motivos que han propiciado este cambio?

Como bien has dicho, la manera anterior de hacerlo podía aventajar a algunos participantes. Queríamos cambiarlo y hacerlo más justo para todos, por lo que decimos hacer un sorteo entre todos aquellos que realizaban su preinscripción en los días estipulados.

Es una pena que no tengamos plazas para todos los que quieren participar, pero por ahora es así y no podemos ampliar el número de triatletas.

Llegamos a la trigésimo segunda edición y cada año os seguís superando, ¿qué novedades nos tenéis reservadas para este año?

En principio, cosas como el circuito no van a cambiar mucho. Pero, si tenemos cositas preparadas para sorprenderos a todos, aunque lo vamos a dejar como sorpresa para el día de la competición. Lo importante es que la calidad de la prueba siga siendo buena o mejore.

El día siguiente al triatlón, lleváis a cabo el triatlón chiqui para los más pequeños. Sabemos que la recaudación íntegra de esta prueba se destina a la Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Guipúzcoa. ¿Qué significa este triatlón chiqui para la organización?

Aunque, por desgracia, ese día nos encontramos agotados de todo lo vivido y trabajado el día anterior, nos hace una ilusión bárbara. Más allá del hecho de colaborar con una buena causa (que también), ver a los niños/as disfrutar con el triatlón es algo increíble, es esa esencia de ver a los niños pasárselo bien sin competitividad y disfrutando del deporte.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Madrid, 1993. Content editor. Apasionado del marketing y el deporte a partes iguales. Aprender, entrenar, mejorar y progresar.