CLIF Bar aterriza en el mercado español

0

Productos energéticos como geles, barritas y gominolas, compuestos por ingredientes saludables y con avena de origen ecológico. Sin azúcares refinados, sin conservantes, ni grasas trans ni nada extra como suele ser habitual en el mundo de la suplementación. Es la clave que ha llevado a CLIF Bar a situarse como la marca líder en nutrición deportiva en Estados Unidos. Ahora, la marca aterriza en España y ya gozan de la confianza de triatletas como Richard Calle, Peru Alfaro, Miriam Casillas y Roger Serrano. Una empresa que tiene su origen hace 25 años, en una tirada larga de más de 200km.

Entrevistamos a Carlos Mir, brand manager de CLIF Bar en Iberia. Mir forma parte de Qbio, empresa que se encargará de la distribución de los productos CLIF Bar para las tiendas BIO, sector especializado y supermercados de España.

La marca líder en Estados Unidos. No está nada mal como carta de presentación.

Probablemente, es la barrita más sabrosa del mercado. El secreto está en su composición: avena de origen ecológico e ingredientes saludables. Cuando surgió en 1990, en la mayoría de barritas del mercado predominaban los azúcares refinados. CLIF apostó por la avena, cereal de índice glucémico bajo (absorción lenta) y por el desarrollo de unas barritas más caseras y reales, con poco azúcar. Esto garantizaba una mejor absorción de nutrientes, más energía de larga duración y más facilidad de digestión. En su momento es un producto rompedor, incluso por la forma, con un formato cuadrado y no rectangular que coge popularidad y que se expande. CLIF tiene barritas de 68 gramos, la más energética y grande del mercado. Y a día de hoy, una gran variedad de sabores que nos recuerdan siempre a las barritas hechas en casa por lo buenas que son.

Valores CLIF Bar

Unos productos tan caseros que la marca tiene su origen en una cocina.

El fundador es un ciclista apasionado que empieza a probar fórmulas de nuevas barritas en su casa con su madre hasta que consiguen sacar su primera barrita oficial, dos años después. La receta actual es la misma que la de entonces.

Uno de los principios de CLIF Bar es su compromiso con el medio ambiente y con un sistema más sostenible. ¿Qué acciones lleva a cabo?

Básicamente, se cuidan cinco pilares. Uno es el negocio, no en el sentido de facturar más, sino de cuidar aquello que hacen y hacerlo todo con mimo. Otro es la responsabilidad y sostenibilidad con el medio ambiente, con paneles solares en las fábricas, sin utilizar productos químicos e ingredientes de origen ecológico y respetando la cadena de producción. Los otros son cuidar a la gente, al trabajador; cuidar a la comunidad con patrocinios; y cuidar a la marca, haciendo lo que el deportista necesita de verdad.

CLIF Bar fue nombrado entre los mejores lugares de la revista Outdoor para trabajar entre 2008 y 2012. Una marca que va más allá del producto.

Sobre todo, por los beneficios sociales. Pero es verdad que el trato al trabajador es importante. En las headquarters de la empresa tienen gimnasio, espacio de recreación, guardería, peluquería, entrenadores personales, servicio de nutrición y se organizan celebraciones temáticas semanales. Todo destinado a que los empleados trabajen mejor. Como dice el CEO de Clif Bar, Kevin Cleary, un trabajador feliz y sano crea una nutrición más buena y más saludable.

Cada año se celebra en Estados Unidos una marcha cicloturista con los empleados de CLIF Bar, que tiene como nombre Epifanía. ¿Por qué?

El nombre se asocia al momento en que a Gary Erickson, su creador, se le ocurre crear este tipo de barritas. La historia explica que tras una salida en bici de más de 200 kilómetros, llega un momento que su cuerpo ya no acepta más las barritas que tomaba y junto a un compañero de fatigas se dan cuenta que deben hacer algo, que falta algo nuevo en el mercado. Este momento de inspiración es el que bautizan como “Epifanía”, el origen de todo.

CLIF Bar aterriza en España. ¿Qué previsiones tiene la marca a medio plazo?

La distribución se realizará, por un lado, con QBIO, en el sector especializado BIO. Es decir, tiendas de nutrición, herbolarios, supermercados y tiendas BIO, entre otros, donde el consumidor deportista cada vez se preocupa más por lo que come y se preocupa por el origen ecológico de los productos. También se trabajará el canal de gran distribución, es decir, cadenas de supermercados como El Corte Inglés o Alcampo.  Por último y como es obvio, se busca una penetración total en el canal deporte, acogiendo todo tipo de tiendas del sector: running, triatlón, ciclismo, montaña y otros. PSK Sports se encargará de la distribución de CLIF en este canal. La intención es que la penetración en España sea eficaz y que no pase desapercibida. Las previsiones, sólo empezar, son muy positivas.

España es un país con una fuerte competencia en el mercado de nutrición deportiva. ¿Qué estrategias llevará a cabo la empresa?

Es verdad que el mercado cada vez está más copado de marcas. Tenemos que reconocer que la marca llega un poco tarde al mercado porque en otros países como Alemania o Inglaterra hace tiempo que está presente y triunfando. No obstante, el producto CLIF es muy diferente y reconocido así que la estrategia va a ser potenciar el valor que tiene: sus ingredientes, su sabor y su imagen fresca, trabajando bien el punto de venta y las promociones. Esto lo vamos a apoyar con un equipo CLIF Bar Team de atletas y embajadores de marca afines a la imagen de CLIF y que nos ayudarán a coger más visibilidad. La presencia en eventos y el trabajo en comunicación también será clave. Al ser el primer año, no contamos con un presupuesto muy amplio pero seguro que hacemos una buena incursión y ruido.

Geles semi-líquidos de carbohidratos y electrolitos o gominolas de liberación sostenida. ¿Qué pueden aportar a los deportistas estos productos?

CLIF se basa en una máxima: menos es más. Intenta que la composición tenga lo básico que el cuerpo necesita; con menos florituras y añadidos que el resto de marcas (vitaminas, aminoácidos, minerales, etc), creando una nutrición alternativa, más saludable y más fácil de digerir. Al llevar una materia prima más pura y con menos azúcares ayuda a que el estómago lo acepte mejor. Además, todos sus productos siempre contienen más gramos que el resto. Los geles, 34g en lugar de 28-30g habituales. Los Bloks, 60g.

Por ejemplo, CLIF fue pionero en la creación de las hoy conocidas gominolas (los Bloks de CLIF), con un formato muy logrado en forma de cubitos e ideales para la larga distancia. Por otro lado, sus geles tienen un formato con una pestañita “LitterLeash” que permite que al abrir los geles, ningún trozo de plástico caiga al suelo.

photo

En España, la marca ya ha calado en algunos deportistas, como Richard Calle y Roger Serrano.

En Estados Unidos se centran más en el mundo del trail, la montaña y el esquí. En España nos adaptamos a nuestras necesidades y el triatlón es uno de los ámbitos que vamos a tocar y trabajar. También tenemos a Peru Alfaro, Miriam Casillas y María Ortega de Miguel. Pero también vamos a estar en otros deportes outdoor con otros atletas.

¿Con qué adjetivos definirías CLIF Bar?

De entrada, diferente y auténtica, porque no es una más ni una copia de nada. También saludable, ya que su composición no contiene grasas hidrogenadas ni azúcares refinados. Es importante saber lo que se come y no solo el por qué se come. Y, sin duda, es una marca rompedora, con un look actual, potente y fresco que conecta al 100% con esos locos a los que nos gusta tanto el deporte de outdoor. No es de extrañar que el eslogan de marca sea Feed your adventure.

Página web CLIF Bar

Foto: CLIF Bar

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Mataró, 1992. Graduado en Periodismo por la UAB. Atleta popular o algo parecido. Amante de los deportes y de la política. Atletismo y triatlón en vena.