¿Vas cómodo en tu sillín? Soluciones biomecánicas

0

La incomodidad sobre el sillín al pedalear se plantea como uno de los problemas más extendidos entre la comunidad ciclista. En muchas ocasiones, el ciclista busca explicación de las molestias en la forma o talla del sillín.  ¿”Solución” más extendida? El conocido “ensayo-error” para intentar dar con el sillín o su ajuste que menores síntomas plantee.

Encontrar el origen de problemáticas resulta clave para erradicar los problemas, y en esta temática será esencial conocer las bases de la biomecánica, los sistemas de palancas y fuerzas. Desde el punto de vista de la física, resulta clave comprender que la calidad de la interacción con el sillín viene directamente condicionada por lo que el ciclista esté activamente haciendo sobre él en movimiento; toda calidad de un punto de contacto estará condicionada en parte por la dirección de las fuerzas.

Fuerzas reactivas; descompresión.

Cuando emitimos fuerza contra un cuerpo, éste nos devuelve una fuerza en sentido opuesto a la emisión. Por otro lado, para que un sillín sea cómodo, el centro máximo de presión deberá de fluctuar dentro de un rango acotado. Cuando apretamos hacia abajo el pedal (Fuerza aplicada), existe un componente de fuerza reactiva en sentido contrario, hacia arriba, que libera de presión la zona de apoyo y hace fluctuar el centro máximo de presión. Este principio es básico teniendo en cuenta que el área de apoyo sobre el sillín es relativamente pequeña; la presión puede ser muy alta y aparecer en consecuencia el disconfort o molestias. 

A menudo el origen de las incomodidades sobre el sillín lo encontramos lejos del diseño, forma y características del producto para encontrarlo en la gestión propioceptiva, control de la técnica, postura y emisión de fuerzas por parte del ciclista.

La fuerza aplicada (azul) genera una fuerza reactiva (en rojo) que actúa como una fuerza descompresora muy relevante en la zona perineal.

Descompresión de la zona de apoyo perineal

Si además de usar el sillín con el diseño y talla acertados, lo ajustamos de manera que el ciclista se pueda centrar en controlar las fuerzas descompresivas en la zona de apoyo, éste estará mucho más cerca de proporcionar el confort y experiencia biomecánica deseados. De poco o nada sirve negociar con fuerzas compresivas gastando en material o haciendo malabarismos con el ajuste!!

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Barcelona, 1975. Padre por devoción, triatléta popular de vocación Fundador y director de triatletasenred.com y de la agencia SinFrenos COmunicación Profesor de Ed. Física, licenciado en Comunicación Adiovisual y Máster en edición por la ESCAC.