Publicidad

El mundo de las dos ruedas está rodeado de mitos y creencias que muchas veces se componen a la vez por verdades apedazadas que muchas veces desembocan en falsas leyendas que pasan de boca a boca del ciclismo

Las fake news hace muchos años que viven instauradas en el ciclismo, deporte donde muchos deportistas ponen su granito de arena a historias que ya de por sí son verdades con pinzas, y que las hacen suyas para ganarse el respeto o criterio de otros compañeros de grupeta.


La revista Velovecycling ha recogido los 5 mitos que más se repiten.

  • ”Si estoy más fino, iré más rápido”: El mayor clásico del ciclismo. En este deporte, una relación vatios/kilo es importante cuando estás subiendo un puerto a tope contra otros competidores. Aunque en el caso de ser un buen rodador o contrarrelojista, perder peso te llevará inevitablemente a perder fuerza y masa con la que empujar los pedales cuando la carretera es totalemente llana

  • ”Si es caro, será mejor para mi”: Muchas veces se contesta a esta frase con un dicho que reza ”No es el indio, es la flecha” que viene a significar que una bici más ligera, rígida y rápida, no hará que muevas más vatios sobre ella. Por lo que quizás es más recomendable invertir el dinero en otro aspecto.

  • ”Los datos me harán ser mejor ciclista”: Los datos no dejan de ser números. Si estos no se interpretan, se analizan y se aplican a un contexto y con un objetivo determinado, tienen la misma utilidad que las ovejas que contamos por la noche.

Contar con potenciómetros, bandas de FC, recuperadores/masajeadores y un largo etcétera de gadgets, no tienen ningún sentido si no secundamos nuestra preparación en base a las sensaciones y a la percepción del entrenamiento .


  • ”No parar de entrenar me hará mejorar el doble”: No es así, de hecho, en el entrenamiento de resistencia, el factor de la constancia va de la mano con la recuperación, aquél atleta que no es capaz de recuperarse de un entrenamiento o bloque importante de trabajo, no va a mejorar jamás. Para un ciclista amateur, 5 días a  la semana y 12-15 horas  semanales es más que suficiente

  • ”No necesito un entrenador, porqué yo sé lo que funciona para mi”: Si grandes deportistas de todos los deportes, con más de 30 años practicando un deporte, delegan su preparación en manos de un profesional, ¿Será por algo, no?

Un entrenador tiene mucha más perspectiva que el atleta, ya que gracias a su formación y experiencia, sabe cuál es el impacto a medio y largo plazo de cada una de las sesiones que sumamos, por lo que no se centra tanto en el presente, y se enfoca en la consecución de nuestros objetivos. Por lo que su figura será crucial para marcar los momentos en los que hace falta apretar o bajar un puntito.

Publicidad
Publicidad