Publicidad

Según informa The Sunday Telegraph, varios entrenadores australianos fueron «contactados para manipular los resultados de las pruebas de clasificación»

La sombra de la mala praxis azota el triatlón australiano, que lejos de conseguir un buen resultado en las pasadas Olimpiadas en Tokio, han hecho zarandear todos los cimientos de la federación, y el ministerio de deporte del país oceánico.

Los aussies clasificaron el pleno de deportistas -3 hombres y 3 mujeres- en las pruebas individuales, con Birthwhistle logrando un modesto 16º puesto, que se salvó por el top 10 logrado en la prueba de relevo mixto.

El problema toma forma cuando, desde dentro de la misma federación, alguien empieza a atar cabos sobre el hecho de que, tanto en chicas como en chicos, se lograron las últimas plazas justo antes del tiempo límite para lograr tener a 3 deportistas en los JJOO.

Publicidad

Asimismo, fueron 3 los entrenadores que declararon al Sunday Telegraph que «Triathlon Australia obligó a que ciertos atletas se llevaran la victoria en las carreras clasificatorias para así subir puntos y poder aspirar directamente a las plazas de acceso.

Todo ello, implicaría que Australia ha usado sus influencias para amañar resultados en pruebas de carácter internacional.

Triathlon Australia no ha tardado en contestar a las acusaciones, negándolas rotundamente:

«Ningún resultado de carrera está falseado, y menos aún en un campo internacional», dijo la organización a The Sunday Telegraph. “Como ocurre con todos los deportes, los atletas deben rendir para ganar. Sin embargo, Triathlon Australia ya tenía especificados bien claramente desde hace tiempo, cuáles iban a ser las pruebas puntuables.

Y por lo que respeta a las decisiones de carácter técnico. La selección se reserve el poder de reservar una plaza para alguien en particular, en caso de que este no haya podido estar en la carrera de clasificación.

El portal Inside the Games informaba que la asociación se acercó a sus miembros con la siguiente declaración:

“Desde que comenzó esta campaña orquestada de desestabilización, el triatlón australiano se ha ofrecido en repetidas ocasiones a reunirse con el ex triatleta de élite para brindar la oportunidad de discutir sus preocupaciones directamente, pero todas estas ofertas han sido rechazadas”.

“Además, hemos respetado los procesos independientes que se han llevado a cabo como resultado de estas graves acusaciones, y hemos realizado nuestras propias revisiones internas, por lo que preferimos guardar silencio mientras duran las investigaciones.»

Comentarios

comentarios

Publicidad