Publicidad

El dos veces oro olímpico se perderá la cita de Tokio después de ofrecer un comportamiento impropio de un atleta de su talla, en otro acto de anti deportividad que lo llevo a ser sancionado

Desde hace varias semanas, el comportamiento de los Brownlee, y más concretamente del hermano mayor Alistair, ha sido puesto en duda -por enésima vez-.

En la Copa del Mundo de Arzachena ya lo vimos correr de manera agresiva y hasta retirarse de su carrera personal para asistir a Bishop, que es el único triatleta con opciones para lograr la 3ª plaza para Reino Unido.

La primera va para Jonny Brownlee, mientras que la segunda es para Alex Yee, que acumula un genial 4º puesto y una magistral victoria ayer en Leeds. Las opciones de presentar un trío en Tokio pasaban por la clasificación de Tom Bishop, que podría ser el seleccionado finalmente (o no, en favor de Alistair).

Publicidad

Alistair y los altercados

Ya son repetidas las ocasiones en las que el laureado triatleta protagoniza una polémica por culpa de sus acciones, siempre en el marco de la competición, aunque muchas veces se extiendan fuera de ellas.

Es conocido que le ha negado la mano a varios deportistas a lo largo de su carrera, tras cruzar la meta, como ya han contado algunos atletas españoles. De la misma manera, se le pudo ver un gesto poco decente con Jan Frodeno, justo cuando el recién coronado como Campeón del Mundo en Kona 2019 estaba siendo entrevistado.

Esta vez, el deportista de 33 años no ha predicado con el ejemplo, pese a correr en casa y delante de muchos fans que esperaban espectáculo de su parte.

Los hechos se produjeron durante el segmento de natación, cuando Alistair submergió al estadounidense Chase McQueen bajo el agua para arrebatarle la posición y beneficiarse de los ‘pies’ del triatleta que lideraba la carrera.

Dicha acción le ha valido una descalificación ”por conducta antideportiva”, por la que él mismo se mostraba sorprendido, y por la que no decidió cumplir con el penalty box, a pesar de verlo en repetidas ocasiones en la tabla de sancionados.

Horas después de la carrera, Ali Brownlee tuiteó: “Estoy avergonzado de terminar DSQ. La acción fue completamente involuntaria, y yo mismo he sufrido este tipo de hechos en todas las Series Mundiales en las que he competido. Sin embargo, es una decisión de carrera y preferí no protestar “.

A todo ello, añadía: “Mi tobillo necesita cirugía por un tiempo. Me centraré en mi recuperación para después enfocarme en la larga distancia ”.

También tuvo palabras para el joven Yee, que ganó la prueba con recital “Creo que Reino Unido tiene un gran equipo para los Juegos Olímpicos y les deseo todo lo mejor. El rendimiento de [Alex] hoy fue sobresaliente y un paso de gigante en su carrera. “.


En el siguiente corte compartido por Jaime Menéndez de Luarca, se puede ver claramente como el británico empuja a un triatleta para ganarle la posición.


Publicidad