Publicidad

El mayor de los Brownlee está de vuelta. Y por la puerta grande. Alistair Brownlee aterrizó en Leeds para demostrar que, a pesar de las lesiones y la inactividad, su mejor versión está de vuelta. A poco más de dos meses para los Juegos Olímpicos de Río, el británico vuela en Leeds. Con una ciudad volcada, Alistair Brownlee y Jonathan Brownlee coparon las dos primeras posiciones en categoría masculina. Un doblete que ya se ha repetido en varias ocasiones y que demuestra que la táctica es también fundamental en el triatlón.

Alistair cuajó una carrera perfecta desde el primer momento. Controlando la natación y ‘rompiendo’ el sector ciclista conjuntamente con su hermano Jonathan. Ambos se escapaban, dejando a Gómez Noya a escasos metros de poder conectar con ellos y formando un grupo de cuatro con Aaron Royle y Aurelien Raphael. Poco a poco se han distanciado de los perseguidores hasta llegar a la transición con más de dos minutos de ventaja sobre el grupo de Gómez Noya. Se esvanecían así las opciones de victoria del español.

Ya en la carrera a pie, los hermanos Brownlee han ‘soltado’ a sus acompañantes. Nada más empezar ha caído Aurelien Raphael del grupo, y a los minutos, Aaron Royle. Los dos británicos pelearían por la victoria. Pero el más ambicioso ha vuelto a ser el mayor, Alistair, que ha marcado unos ritmos altísimos para ir descolgando a Jonathan.

En un final de carrera con un público británico totalmente entregado, Alistair Brownlee levantaba la cinta de meta en el estreno de Leeds como sede de una prueba de las Series Mundiales. Jonathan Brownlee y Aaron Royle completaban el podio, mientras que un luchador Javi Gómez Noya acaba en cuarta posición, superando a Aurelien Raphael en los instantes finales de la prueba. Por detrás, Vicente Hernández, el otro representante español en Leeds, acababa lejos de las posiciones delanteras con un vigésimo sexto puesto en carrera.

Publicidad
Publicidad