Publicidad

Este fin de semana llega el Challenge Maresme, el Campeonato de España de Triatlón de larga distancia y una prueba con la que muchos pondrán el punto y final a la temporada, al menos, por lo que a larga distancia respeta.

El Challenge es una prueba que puede parecer y ser rápida o puede no serlo tanto, dependerá del factor viento en la N-II, muy importante a la hora de marcar un buen crono en el sector ciclista pero también a la hora de experimentar un mayor desgaste en las piernas, es un circuito muy rápido, con alguna zona donde poder tomarse algún descanso y oxigenar piernas para poder llevar a cabo luego una mejor carrera.

Hasta nueve salidas tendremos el domingo en el Challenge, desde los Pros, pasando por GGEE, prueba Open hasta llegar a los relevos, donde alrededor de 1300 triatletas tomarán la salida de esta gran fiesta.

La natación transcurrirá en la playa de Calella, en un circuito de ida y vuelta paralelo a la costa y a una sola vuelta, nadando de inicio dirección Barcelona y de vuelta dirección Girona. A esas horas de la mañana el mar suele estar tranquilo, agua relativamente caliente en la que se permitirá el traje de neopreno, conveniente llevarlo y así evitar un desgaste de más innecesario. Es una natación que en condiciones normales del mar es muy rápida, ya que tenemos boyas de referencia muy próximas unas a las otras y se nada la mayor parte del rato en línea recta, con lo que coger un buen ritmo y constante es mucho más fácil.

Una vez terminemos el agua, deberemos cruzar toda la playa y dirigirnos a boxes, donde pasaremos por una carpa donde deberemos colocar el neopreno y gafas de natación y colocarnos el material necesario para afrontar la bici. Una vez vestidos saldremos de la zona de las carpas para dirigirnos al propio Box, Bike Park, donde tendremos la bici esperando.

Publicidad

A partir de allí 180 km nos esperan, en un circuito de dos vueltas y casi media más, las dos primeras, más largas, hasta Montgat, y una tercera que llegará tan solo hasta Sant Andreu de Llavaneras. El circuito es relativamente llano, la zona inicial y final de cada vuelta  es la que presenta “mayor dificultad”, es donde se concentran varios toboganes que pasados una vez no hacen daño, pero pasados dos o tres veces pueden pasar factura. No hay mucho desnivel, pero sí es una zona más rompepiernas, hasta casi Sant Andreu de Llavaneras, precisamente el tramo que haremos 3 veces, tanto de ida como de vuelta, desde ese tramo hasta Montgat, los repechos son mínimos y más cortos, es la zona más rodadora y rápida del circuito.

Mi consejo es tomar la primera parte del circuito, al menos en la primera vuelta como calentamiento y activación de las piernas hasta Sant Andreu o Mataró, a partir de allí, gas a fondo y a lo que den las piernas, siempre pensando en los toboganes que nos esperan antes de Calella, recordad que con las piernas tocadas y/o un viento considerable puede ser muy duro.

El viento jugará un papel fundamental en la bici, si es fuerte, los mejores ciclistas y los que rueden más aero sacarán diferencias notables sobre el resto, si es normal, porque siempre algo de viento hay por la N-II, las diferencias se minimizarán. Es importante aprovechar el tramo de viento favorable para dar una mayor agilidad al pedaleo y oxigenar piernas, así como para aprovechar para poder comer y que siente mejor la comida, así el tramo contra-viento, nos podremos centrar en pedalear tan solo.

Este año me he encontrado entrenando más veces el viento al revés de lo que suele ser habitual, normalmente volver hacia Barcelona, es decir, la primera parte de cada vuelta el viento suele pegar más de cara, mientras que la vuelta a Calella suele ser favorable, aunque sobre eso no hay nada fijado, este año, me he encontrado más entrenos con el viento al revés…así que habrá que adaptar un poco la estrategia a seguir con la comida según el día.

Es importante fijarse unas pautas de comida y bebida mínimas, puede que el día sea fresco y no tengamos sensación de sed o de gana, pero al cuerpo hay que hidratarlo y darle gasolina antes que se termine, si llegamos al extremo de deshidratración o de hambre, nos costará mucho más recuperar, así que es importante fijarse cada x tiempo comer algo y beber algo, aquí cada maestrillo tiene su librillo, unos a base de geles, otros barritas, otro en comida líquida, bocatas…pero lo importante es mantener los niveles lo más estables posibles y sin que hayan bajones considerables de ningún tipo.

Recomiendo terminar la bici con una mayor agilidad en las piernas, quitando algo de desarrollo si es preciso para que las piernas no lleguen tan “quemadas” al inicio de la carrera a pie, una vez nos salgamos del circuito tendremos casi un km de enlace hasta la zona de boxes, hay que tener cuidado tanto en la ida como en la vuelta ya que esta zona está llena de espectadores y turistas y a veces nos pueden dar algún susto, así como algún bache para aminorar la velocidad, deberemos tener precaución para no perder allí alguno de nuestros bidones o la comida.

Una vez en la transición, es importante diferenciar la prueba que estamos afrontando de otras que hayamos hecho con anterioridad, vamos a correr un maratón, con lo que será vital “vestirse y calzarse” bien, una transición no tan rápida puede hacernos ganar mucho tiempo en la maratón, primero porque nuestro pulso se estabilizará un poco después del esfuerzo de la bici y segundo porque es muy importante colocarse bien los calcetines y las zapas de correr para evitar la aparición de ampollas.

Comenzaremos la Maratón, un circuito a 4 vueltas, relativamente llano, con ligeras subidas y bajadas, la más pronunciada la del punto de giro en Santa Susana, serán 4 vueltas de 10.6 km. Aquí es donde se marcarán las mayores diferencias de la prueba, aquellos que hayan respetado las pautas de comida y no se hayan quemado en la bici, podrán hacer una maratón muy rápida, aquellos que se hayan excedido de ritmo o no hayan comido lo suficiente, lo terminarán pagando en la maratón.

Un detalle importante a tener en cuenta para los que no corremos “rápido” es el posible cambio de temperatura que pueda haber de la hora de inicio de la maratón a la hora final, el sol se pondrá más pronto que en otros Ironman, recordamos que estamos casi en Octubre y oscurece más pronto, así que deberemos tener en cuenta este factor a la hora de elegir la ropa a llevar en la maratón.

Cabe recordar que este Ironman tiene horario de ministro, como le digo yo, comienza más tarde de lo habitual en este tipo de pruebas, con lo que de inicio tendremos mayor claridad, mejor temperatura, pero los que no terminen muy pronto, notarán un cambio brusco de temperatura, agravado por la acumulación de horas de esfuerzo, con lo que el cuerpo se vuelve más sensible a estos cambios y más aun si no se ha hidratado y alimentado bien.

El Challenge de Calella es una prueba donde la natación no es más que un simple calentamiento, en el que la bici te hace subir o bajar puestos respecto a la natación, pero que es la maratón la que te pone realmente en tu sitio…la mente fría será nuestra mejor aliada el día de la prueba, habrá que saber sobreponerse a las condiciones adversas que puedan surgir, recordemos que es una prueba distancia Ironman y que durante el día, no siempre todo sale rodado, posiblemente haya baches, uno o más, pero solo aquellos que los sepan y puedan superar más rápidamente son los que saldrán airosos….

Para los que debutéis, mi consejo es que salgáis a disfrutar la prueba, con cabeza y guardando fuerzas para la maratón, los que no debutáis y no conozcáis la prueba, estudiad bien vuestras necesidades y adaptadlas a estos circuitos, y los que repitáis, pues ya sabéis…..regulad  vuestras fuerzas según objetivos fijados y a volar!!!

Nos vemos en Calella este fin de semana

@robertmayoral31
blog de Robert

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí