Publicidad

Triatleta y periodista aprovecharon la coyuntura para dejar unos buenos recados al CEO saliente de Ironman que tras 12 años en el cargo no ha dejado indiferente a nadie.

Andrew Starykowicz ha sido durante mucho tiempo uno de los activos del triatlón internacional en la media y larga distancia. Fue el primero en bajar de las 4 horas el “split” del sector ciclista y es, sin duda, uno de los triatletas más carismáticos del circuito hasta que en 2020 fue sancionado por ingesta de Vilanterol que el estadounidense había tomado en un tratamiento médico para recuperarse de una neumonía.

La decisión de retirar todos los títulos a Starykowicz por parte de Ironman no le sentó muy bien y, a pesar de cumplir el periodo de sanción, no ha querido tomar parte en ninguna prueba del circuito.

Publicidad

En este contexto Starykowicz ha aprovechado la dimisión de Messick para dejar un recadito al que ha sido CEO de Ironman los últimos 12 años y al que Starykowicz guarda la matrícula por su sanción.

Mi opinión sobre la noticia de tri esta semana: Su legado será que tomó una empresa que agotó carreras en menos de 5 minutos y la convirtió en una empresa que no puede llenar su campeonato mundial. Destruyó otros eventos a través de denuncias por no ofrecer un mejor producto.

Al mensaje de Starykowicz se han sumado otras voces del triatlón como el redactor y columnista de la revista Triathlete Magazine, Brad Culp que ha sacado también algún trapo sucio que deja patente su poca afinidad con Messick (Enlace a twitter)

Andrew Messick ha pasado una década llamando a mis clientes y eresponsables  cada vez que escribí algo crítico. Le ha pedido a la gente que me despidan cuando él gana 500 veces lo que yo. Buen viaje.

En el hilo ha recibido el apoyo de otros periodistas que conocen bien el entorno internacional como el propio Tim Heming, responsable de 220Triathlon y redactor en Triathlete.com ambas revistas referentes a nivel mundial (Enlace a twitter)

Messick exigiendo que Culp sea despedido es probablemente la única razón por la que conservaste tu trabajo.

El legado de Messick a nivel empresarial es objetivamente cuantificable y sus propios compañeros y entorno profesional lo han valorado tan positivamente como está siendo criticado en otros sectores de nuestro deporte.

La gestión de la pandemia, la ruptura con Kona  del Campeonato del Mundo y la gestión con los medios de comunicación críticos con Ironman pasan factura a nivel mundial.
Una vez más desde aquí esperamos una pronta recuperación de IRONMAN y su propuesta que es tan importante como necesaria para nuestro deporte.

¿Será la marcha de Messick el camino a la concicliación con los activos del triatlón? el tiempo nos dirá.

Publicidad