Publicidad

En unas imágenes se vería a Armstrong tocando la parte trasera de su asiento antes de aumentar casi de inmediato su velocidad

Lance Armstrong es la mayor estafa. Con complicidad a todos los niveles. Recibió un trato especial. Muchos me dijeron que no debía abordar las leyendas, que me iba a encontrar solo. Pero si las leyendas se sustentan en algo… también creo que tenía un motor en la bicicleta”

Así de tajante sonaba hace unos días Jean-Pierre Verdy, antiguo responsable de la Agencia antidoping francesa, cuando se refería al ex ciclista, que volvería a ser el centro de la polémica, esta vez por otro tipo de dopaje.

“Todavía tengo las imágenes en la cabeza de una etapa de montaña donde dejó a todo el mundo en el suelo. Al final de la etapa, llamo a todos los especialistas que conozco y no entienden cómo es posible su rendimiento, incluso con EPO. Algo andaba mal y todos los especialistas me decían lo mismo. Sin embargo, eran personas del medio quienes conocían bien la carrera. No fue la EPO la que marcó la diferencia”.

Publicidad

El vídeo al que Verdy se refiere es el siguiente:

En él, se ve varias veces como el hombre desposeído de los 7 Tours de Francia que ganó de manera consecutiva, accionaría algún tipo de mecanismo que le podría ayudar a mover varios con mayor facilidad

Ya hemos visto que en cualquier caso, no se trataría de grandes motores. De hecho, una minúcia del tamaño de un tornillo industrial, podría ayudar a un profesional, a marcar la diferencia en momentos, clave.

Si embargo, cabe decir también que la sombre del dopaje mecánica ha planado por encima de muchos cracks, además de activar un botón delante de las cámaras y del público podría ser algo insensato.

¿Vosotros qué créeis?


Publicidad