Publicidad

La historia del triatleta Rafie Llego y sus bicicletas de bambú le ha dado la vuelta al mundo, lo que le ha permitido cumplir un sueño.

A causa de los altos precios de las bicicletas, y en busca de algo más sostenible, el joven filipino de 22 años, Rafie Llego, se las ha ingeniado para poder practicar su deporte favorito de una forma más barata y reduciendo en todo lo posible el impacto sobre el medio ambiente.

Con la idea de algún día participar en un triatlón, Rafie se fue a la selva a por bambú y se construyó su propia bicicleta con este material. Le ha funcionado tan bien, que también se fabricó su propia bicicleta de montaña y ahora también las vende.

Intento de “Cervélo P5X” a base de bambú.

Gracias a sus videos de YouTube y todo lo que compartía en redes sociales, su historia se hizo viral, llegando a las manos de IRONMAN, quienes al escuchar cual era su sueño -convertirse en IRONMAN-, le regalaron una inscripción para el IM 70.3 Puerto Princesa (Filipinas).

Publicidad

Aun así, los vuelos hasta la isla donde se celebró la prueba seguía sin poder permitírselos, pero, gracias a un grupo que crearon varios triatletas en Facebook, consiguieron reunir el suficiente dinero como para comprarle los billetes y que Rafie pudiera participar.

Rafie Llego construyendo una bicicleta de bambú.

Para los curiosos, finalizó el 12º de su categoría, parando el crono en 6h30. Lo más sorprendente, es que consiguió completar los 90 km del ciclismo en 2h44 con una bicicleta hecha a base de varas de bambú, aunque luego lo “pagó” en la carrera a pie (2h57).

Publicidad