Publicidad

El canadiense, que ganó hace poco más de una semana el 70.3 de Indian Wells, ha publicado su último entreno sobre las dos ruedas: ¡una serie en subida con unas cifras de miedo!

Tras proclamarse subcampeón del mundo de Ironman en 2017, nadie esperaba que Lionel Sanders acabara tan lejos del podio en la edición de 2018. Pero esa 30ª posición sólo ha hecho que motivar al canadiense, que parece decidido a recuperar su mejor nivel en 2019. Tras ganar hace 9 días el 70.3 de Indian Wells, Sanders sigue trabajando para estar a la altura de Frodeno, Lange y compañía el año que viene. La última muestra, su entrenamiento sobre la bicicleta del domingo en Palm Springs (California).

El último triatleta en unirse a la marca de bicicletas alemana Canyon publicó los datos de su ascensión al Aerial Tram: un puerto de unos 5 kms con un 9% de pendiente media. Sanders llegó hasta arriba en 15’39”, un registro con el que superó el KOM de Strava de varios ciclistas profesionales que entrenan por la zona. Pero lo mejor fueron sus datos de vatios y de pulsaciones. El carismático triatleta subió a una potencia media de 454 vatios y a una potencia máxima de 589.

Por lo que a las pulsaciones se refiere, las gráficas de la sesión muestran que Sanders llegó a las 169 pulsaciones por minuto, algo que sorprendió realmente al deportista: “No sabía que mi corazón podía latir así”, bromeó en Instagram. Veremos si con sesiones así, el subcampeón del mundo del año pasado consigue estar en un estado de forma que le permita pelear de tú a tú con los mejores del planeta en Larga Distancia durante los próximos meses.

Publicidad

Publicidad