Rubén Gorospe ha conseguido completar el reto solidario que lo llevaría a subir uno de los puertos más conocidos del mundo, con 17km a más del 7% de pendiente media

Gorospe es todo un crack de la bicicleta, acostumbrado durante años, a realizar piruetas y rodar marcha atrás con su bici.

Aunque este vez, el reto tomaba dificultad ya que para ascender es necesario pedalear al reves, pues las bielas de la bicicleta han de girar «hacia delante» como siempre, pero su cuerpo se encuentra sentado en el manillar y colocado del revés.

Por ello, Gorospe tuvo que entrenar de manera específica, ya que el cuerpo no está preparado motrizmente para rendir bajo esa posición ni usando los músculos ‘al revés’.

Pero finalmente lo lograría tras 1 hora, 50 minutos y 27 segundos, que fue el tiempo que empleó durante los casi 17 kilómetros de ascensión con cuestas de hasta el 13%.

La iniciativa nace de la idea de agradecer a los sanitarios y el cuerpo de salud, su enorme labor durante estos meses para atender a todos los afectados. De la misma manera, la prueba fue un homenaje a las víctimas que se han quedado por el camino.

Comentarios

comentarios