Publicidad

La marca neerlandesa Sockeloen ha llamado la atención de todo el colectivo ciclista más geek por su desorbitado precio

Por 1000€ a día de hoy puedes comprarte algunos de los apoyacodos más top del mercado, que te permiten un mayor aplomo, comodidad, y a fin de cuentas: más vatios. Aunque si el dinero no es problema para ti, puedes dejarte 1000 euros en un par de calcetines aero, que podríamos considerar con la ganancia marginal €/w más cara del mercado.

Bromas aparte, el modelo FSOTP (Fastest Sock On The Planet) se ha vuelto popular en el mundillo ciclista, después de ver como la ciclista del Movistar Annemiek van Vleuten ganaba el Mundial con ellos. Lucirlos le costó una sanción económica, y no fue por hacer apología de un producto así de caro, sino porqué no respetó la regla que limita la altura de los calcetines. También se ha visto a van der Poel usando este modelo desde hace tiempo.

Diseño a medida

Aparte del obvio beneficio sobre el papel que brindan los datos sacados de túnel del viento, los calcetines se hacen a medida del atleta, tomando las medidas desde el talón hasta el gemelo, así como el diámetro de este. Cualquier ajuste es poco en unos calcetines que valen lo mismo que un par de ruedas de carbono.

Publicidad

Los FSOTP se han desarrollado en conjunto con Speeco, un grupo de especialistas en aerodinámica de Holanda, realizando los tests en el túndel de Eindhoven (dónde Sara Pérez probó su CANYON).

Alternativas

La marca holandesa ofrece además 4 versiones ‘low-cost’ del FSOTP. Cada uno de ellos, en función de velocidad que se estima que se rodará en la competición o entrenamiento. 46’8, 54 o 61km/h con un precio de 44,95€. Asimismo se ofrecen otros calcetines aero por 35 euros, así como unas perneras aero por 30€. En cada uno de ellos se usa un material y texturas diferentes, según el objetivo final. Faltará por ver cuanto tardarán algunos triatletas en lucirlos en alguna prueba de primer nivel…

 

Comentarios

comentarios

Publicidad