Publicidad

El británico ha anunciado que va a estar en la línea de salida del IM Sudáfrica

5 de marzo. Objetivo Niza.

La última vez que Alistair corrió en Nelson Mandela Bay, fue parte de la que se considera como la mejor carrera de media distancia de la historia. Se enfrentó a Jan Frodeno y Gómez Noya en el Mundial de 70.3 del 2018. Y fue un carrerón.

También fue un carrerón el último IRONMAN de Alistair. El doble oro olímpico reventó Kalmar con una marca de 7:38:48, o lo que es lo mismo, la 4ª mejor marca de la historia. Su maratón fue de 2:40:37 (que arroja un ritmo de 3:49/km), demostrando que él sí que ha conseguido transicionar con éxito desde lo alto del triatlón con drafting, al mundo de la cabra.

Publicidad

El principal objetivo es correr su segundo mundial IRONMAN, 4 años después de su debut ‘explosivo’ en Kona, entrando en meta reventado a 26 minutos de Frodo. Perdió su chance con Big Island este pasado octubre ya que sufrió una lesión que le apartó de su venganza. Una fractura de estrés en el fémur en el que quizás era el momento dónde tenía mejores piernas para un full. Veremos como estará en Sudáfrica, después de un invierno dónde hemos flipado con sus datos de entreno. No lo tendrá del todo fácil, ya que le esperan en la salida dos de las promesas del triatlón mundial más top: Clement Mignon y Leon Chevalier, que no le temen a nada (un poco al estilo Alistair). 

Es probable que se trace una entente ciclista entre Chevalier y Wurf, que pille por el camino a Mignon y lo plante en el grupo de cabeza en la T2. Svenningsson y Weiss también pueden estar en ese treno que proponga una más que interesante maratón. La pregunta pues es… ¿Será capaz Alistair de salir solo tras los 3800 y tirar toda la bici? Lo sabremos en pocos días.

Publicidad