Publicidad

Laura Knoblach de 24 años, consiguió completar 20 Ironmans en 26 días en México

No es la primera vez que el nombre de Knoblach irrumpe en el mundo de la ultradistancia, puesto que hace dos años se convertía en la mujer más jóven en completar un decaironman.

Para los que no estén asociados con la terminología; El decaironman es nada más y nada menos que la unión de la distancia de 10 triatlones full… ¡EN UNO!

Eso se traslada a la friolera de 76 km de nado, 2.600 kilómetros en bici y 844,4 km a pie, cuando hablamos de un doble decaironman.

Publicidad

Todo el formato se desarrolla en circuitos cerrados para que sea fácil para que el control y avituallamiento de deportista sea supervisado de cerca por su equipo.

Por ende, la natación se completa en una piscina, la bici en un circuito de 7 km a 371 vueltas y la carrera a pie en un tramo de 2km que se repetía 422 veces.

Para los más curiosos, Laura sólo durmió una hora y media durante las 54 h que estuvo nadando, dormía una media de 6h en los 12 días que estuvo pedaleando, y intentó lo mismo en el sector de carrera, aunque tuvo que omitir su último descanso puesto que su rival se acercaba.

La ultratleta de Boulder, el Itén de los triatletas en EUA, le recortó más de nueve horas al anterior marca de la distancia y empleó 633 horas, 41 minutos y 39 segundos, para completar este colosal reto. Además de conseguir la plusmarca mundial en mujeres, también estableció el récord absoluto de los Estados Unidos.

Knoblach cimentó una mente de hierro después de recibir abusos por parte de su padre, un político con mucho poder en el estado de Minnesota, y anunciarlo a medios nacionales. Además de múltiples problemas familiares que dichas declaraciones le acarrearon, la triatleta ha seguido con su vida y objetivos


En palabras de la propia triatleta:

“Es especial y muy personal. Hablando claro, se siente realmente surrealista cuando piensas ”Has corrido esta carrera durante un mes…”. No podía creer que realmente la estuviera terminando. Principalmente me sentí aliviada de poder dormir.

Antes de acostarme le dije a un amigo: “Creo que al despertarme voy a seguir pensando que tengo que dar más vueltas a ese circuito”.

Publicidad