Publicidad

El 14 veces ganador del IM NZ y 4 veces podio en Kona, ha anunciado que esta será su última temporada como PRO a sus 50 años

De la 22ª plaza hace 26 años, a sus más de 20 podios y 12 victorias en la prueba más importante del país, hay decenas de miles de horas de entrenamiento espartano, y toda una vida dedicada al triatlón.

Cameron Brown, el ‘abuelo’ del IRONMAN, se retira a sus 50 años. No sin antes tomar su 25ª salida del IRONMAN Nueva Zelanda (el próximo 4 de marzo), la que para él ha sido su prueba fetiche durante su dilatada carrera. “Fue mi primer IRONMAN en 1997 y desde entonces se ha convertido en mi favorito. Había visto la carrera desde 1988, y para mi era un sueño correr un día en IM NZ, aunque jamás pensé que lo ganaría 12 veces.”

Intocable desde 1997

Su primera victoria llegó en 2001, después de encadenar dos segundos puestos en el ’99 y ’00. Arrancaría entonces un idilio que se extendió hasta su triunfo más reciente, en 2016 ya con 43 años. Y eso no fue todo, ya que en 2017 y 2018 también estuvo en el podio de la carrera, logrando no bajarse del cajón desde 1999 hasta el 2018.

Publicidad

“Es una carrera que ha sido parte de mi vida durante muchos años, por lo que es muy especial para mí y mi familia. Mi familia y mis amigos siempre han estado allí para apoyarme. Algo que no ocurre cuando he competido por el mundo.” Lo dice todo un campeón, que acumula dos platas y dos bronces en Kona, entre 2001 y 2005.

Currie y Kienle favoritos al triunfo

Aunque cerrar su etapa deportiva con una victoria sería toda una hazaña, el objetivo más realista para Brown es estar en un top5, o soñar con un podio en un buen día. Quiénes sí bregaran de lo lindo por la victoria son otras dos leyendas: Branden Currie y Sebastian Kienle, dos triatletas de 36 y 38 años, que además de un bagaje enorme de experiencia, se encuentran en un tremendo estado físico. Currie -que ganó con récord el Tauranga Half, el pasado 12 de enero- defenderá el título contra Kienle que viene de ser 3º en Challenge Wanaka.

Motivación extra

Los últimos dos años de Brown se han visto obstaculizados por lesiones, que solo le han permitido correr en contadas ocasiones: “Tengo muchas ganas de competir nuevamente ya que no voy a correr solo.” El aussie se mostraba emocionado en el momento de anunciar su adiós a una increíble carrera como profesional del trideporte. “Correré por mi padre, que falleció en septiembre del año pasado y fue uno de mis mayores apoyos durante toda mi carrera como internacional.”

 

Publicidad