Publicidad

La marca italiana ha presentado su nuevo grupo electrónico tope gama, con tecnología wireless y a la venta por más de 5.000 euros

¡Ya están igualados! Shimano, SRAM y Campy vuelven a la igualdad de condiciones con la nueva incorporación al mercado de su nuevo grupo electrónico. Bajo el nombre de Campagnolo Super Record WRL, el buque insignia de la marca nacida en Vicenza, que este año celebra su 90º aniversario, añadirá a los montajes el toque exclusivo y retro que tanto caracteriza a Campagnolo.

Wireless, 12 velocidades… y 5.200€

Hacía años que Campagnolo ‘rodaba’ tras su competencia en términos de novedades en cuanto a tecnología. Si bien hace 3 años lanzaba el primer grupo de 13 velocidades (más enfocado al público gravel), la llegada de un grupo wireless era algo que tarde o temprano tenía que aparecer.

En el caso del Super Record WRL se opta por las 12 velocidades, con un piñón pequeño de 10 dientes, sin posibilidad de montar monoplato, y apostando por unos desarrollos más cortos en platos y bielas (48/32, 45/29 y el tradicional 50/34).

Se usarán baterías independientes para los 2 desviadores, que no serán intercambiables entre sí (como sí ocurre con SRAM). Campy asegura una autonomía entre 750 y 1000km, y dos años para las manetas, que usarán una pila de botón. ¿La ‘mala noticia’? Se cambia el diseño de los pulsadores de cambio… Un sello de Campagnolo que se modifica a un aspecto similar al de sus rivales. Se seguirá usando carbono en gran parte del grupo, a la par con aluminio de altas prestaciones. Titanio en el eje de pedalier, muy top.

Publicidad

¿Shimano VS el resto?

La tecnología sin cables pretende acabar con algunos de los problemas que -hasta el momento- reportaban los usuarios más exigentes de Campy. El mismo equipo UAE de Pogačar y Ayuso se pasó a Shimano (pagando los grupos de su bolsillo) para tratar de minimizar los asuntos mecánicos. Algo de lo que tampoco se salva SRAM, que también recibe ‘caña’ por parte de otros equipos World Tour.

2.520gr declarados y 5.200€ de precio para el cambio más exclusivo del mercado. Y siendo francos, serán más o menos funcionales, pero no podremos negar que es un gusto ver los montajes de bicis italianas rematadas con un Super Record.

Publicidad