Foto: A300W-LCR entrenamiento
Publicidad

Bienvenid@s a la T3 o, lo que es lo mismo, el período que va desde que se acaba tu temporada de triatlón hasta que empiezas la nueva.

Esto no significa que tengas que abandonar la bici en el garaje y pasarte tres
meses tumbado en el sofá viendo Netflix y comiendo. Es el momento para apretar el botón de refrescar, perder la forma para recuperarla de nuevo, para construir, planificar… es el momento perfecto para establecer las bases para conseguir tu mejor temporada.

Somos conscientes de que esta temporada ha sido un tanto inusual en lo que a competiciones se refiere, pero convencidos de que el bache no durará para siempre, no vamos a obviar un trabajo necesario para prepararnos para la siguiente temporada. Así que, ¡vamos a ello!

La clave para una preparación exitosa es encontrar el equilibrio perfecto entre la desconexión y la reconstrucción. A continuación te presentamos una serie de consejos para que tu temporada baja sea productiva.

Publicidad

– Tómate un respiro
Muchos triatletas pros empiezan su temporada baja dejando entrenos planificados atrás de dos a cuatro semanas, para dejar que su cuerpo se recupere. Durante este tiempo, practican otro tipo de deportes o incluso nadan, van en bici o corren, pero de un modo más ligero, dejando tiempo para recargarse mentar y físicamente.

Dejar un tiempo sin entrenar no sólo es bueno para tu cuerpo y mente, sino que es especialmente bueno para conseguir éxito en tus futuras competiciones, huyendo de sobrecargas, lesiones y el típico ·estoy quemado”. Así que dedica tiempo a la familia y amigos, ese tiempo que no le has dedicado mientras has estado entrenando
durante la temporada.

– Haz entrenamientos cruzados
Durante este período, realiza actividades diversas: esquí, raquetas de nieve, caminatas, escalada… el objetivo es realizar una actividad que aumente el estado físico mientras te mantiene activo y motivado. En el momento de reanudar el entrenamiento más estructurado, procura mantener un tiempo estas actividades variadas para romper la
monotonía de la rutina habitual, aumentar la motivación y, de paso, ayudar a reducir el desgaste del cuerpo a medida que te reconstruyes, es decir, que creas la base para la nueva temporada.

– Céntrate en la técnica
Fuera de temporada es el momento de hacer hincapié en aquellos aspectos de la técnica que necesitamos mejorar y ser más eficientes. Invierte en análisis de técnica de natación, de carrera, hazte un estudio biomécanico en bici… Tanto si acabas de empezar como si ya
llevas años, lo más probable es que puedas realizar pequeñas mejoras en la forma de correr, en la natación o el pedaleo que te produzcan enormes ganancias en el rendimiento.

– Trabaja la fuerza
El triatlón es un deporte de resistencia, pero la fuerza, la potencia y la velocidad siguen siendo fundamentales para el éxito. Los estudios demuestran que con un trabajo de fuerza se puede mejorar la velocidad (dentro de las posibilidades de cada uno, dependiendo del
tipo de fibras musculares mayoritarias), la economía de carrera, la potencia, la resistencia y el VO2 máximo. Y también puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones. En temporada baja es el mejor momento para entrenar la fuerza. Durante la temporada de competiciones, cuando los entrenamientos requieren ya de cierta intensidad, un entrenamiento de fuerza completo es demasiado fatigante. Eso no significa tener que
abandonarlo por completo en esa época, sino que hay que reprogramarlo y centrar más los ejercicios en el mantenimiento.

– Prueba tu equipamiento nuevo
Si estás considerando el invertir en nuevos gadgets, bicicletas, zapatillas y demás, es el momento de hacerlo. Es momento para testear neoprenos, cascos, ruedas y valorar cuáles se ajustan más a nuestras necesidades (y posibilidades económicas). Una vez ha
empezado la temporada, no es momento de improvisar o probar cosas nuevas. Y menos, estrenar algo el día de la carrera. Así que, en temporada baja, aprovecha para familiarizarte con el nuevo equipamiento antes de ponerlo en competición.

– Mentalízate y piensa como un campeón/campeona.
Si sólo te enfocas en el entrenamiento físico, acortarás tus resultados. Para lograr tus objetivos, debes establecer metas claras y realistas. Aprovecha la temporada baja para revisar en la temporada pasada las estrategias que funcionaron, cuáles no y por qué. Después piensa en tus nuevos objetivos para la próxima temporada y qué estás dispuesto a hacer para conseguirlos. Responder a esas preguntas no sólo te ayudarán a seguir un camino sin perderte, sino que también aumentará tu probabilidad de éxito competitivo. Trabajarás, además, tu confianza, la resistencia mental y la autoestima.

– Pásatelo bien
El triatlón es un deporte individual, pero el entrenar en equipo fomenta la camaradería y nos ayuda en los momentos de flaqueza. Aprovecha la temporada baja para buscar un equipo que se ajuste a tus posibilidades (en tu ciudad o cerca de donde trabajas). Las
investigaciones demuestran que, cuánto más divertido sea el entrenamiento y más camaradería haya, más probabilidades tendrás de ser constante en el entrenamiento y de obtener más éxito deportivo.

Comentarios

comentarios

Publicidad