Publicidad

La keniana conseguía hacerse con la plusmarca mundial en un día muy ventoso, que impidió que Cheptegei lograse el WR

14:43. Un paso adelante para el atletismo femenino, que sigue ganándose un hueco en los medios generalistas, a la par que se iguala en cuanto a premios y bonus con los hombres.

De hecho, es el único factor que nos lleva a ver tanta diferencia entre los récords de 5k en ruta, y 5000m en la pista. Algo que no ocurre en hombres porqué desde siempre se les ha incentivado para correr rápido en las pruebas de asfalto, dónde las figuras masculinas recibían suculentas primas por presencia, que se multiplicaban por conseguir plusmarcas en ella.

Un hecho que sin duda está cambiando, esta vez, al cargo de Beatrice Chepkoech, que volaba a pesar del viento de Mónaco, cumpliendo con las expectativas que limitaron a su vez a Cheptegei -aunque este venció la prueba-.

Publicidad

Chepkoech se fue desde el pistoletazo y aún corriendo en solitario, le arañó un segundo al anterior récord, en manos de la holandesa Sifan Hassan, conseguido hace dos años en este mismo circuito. De esta manera, Beatrice se postula como una fuerte candidata al oro en Tokio, aunque en la cita nipona correrá en su especialidad: el 3000 obstáculos.

De hecho, se trata de la campeona y plusmarquista mundial, pero ayer se impuso a otras ‘jefas’ del fondo europeo como son la sueca Meraf Bahta, que también hizo carrera en solitario y terminó segunda con 15:46, y la francesa Alice Finot, que marcó 15:52.

Cheptegei, el rey del atletismo actual, venció en hombres con un crono de 13:11, lejos del tremendo 12:51 que logró unos meses atrás en ese mismo escenario. Los kenianos Bethwell Birgen (13:15) y David Kiplangat (13:16), fueron 2º y 3º respectivamente, en una carrera dónde el 4º clasificado, Morhad Andouni, cuarto con 13:17, logró el récord de europa por un segundo.

Para ver la repetición completa de la carrera, click aquí.


 

Publicidad