Se cumplen 4 años del bronce de 400 estilos de Mireia en Rio 2016, un logro que se construye a base de jornadas espartanas y que encumbró el mito del grupo de Vergnoux, que a día de hoy, parece no atravesar su mejor momento

La natación ha sufrido en 2020, un revés tremendo por la pérdida de competiciones, además de la imposibilidad de entrenar. En el caso de Mireia, se le truncaban una preparación de los Juegos, al mismo tiempo que se cerraba su cuartel general: Sierra Nevada.

Una vez finalizado el parón, descubrimos que la selección española, no goza de la mejor salud posible. Y es que en los últimos 3 años, ha sido solo la catalana la que se ha encargado de traer resultados a las vitrinas del país. Un logro que la convierte en una intocable en ciertos aspectos, y por el que ya ha recibido críticas de los menos afines al clan Vergnoux.

Desde estancias en el CAR granadino acompañado de su pareja -hecho que no se permite a los atletas- hasta el hecho de borrarse de competiciones sin avisar a los organizadores. Por varias razones, la crack de Badalona, no ha estado presente en varios de los recientes Europeos, tanto de corta como de larga, y el Mundial de corta 2019.

Unas irregularidades que, nos gusten o no, llevan desde el Mundial de 2017 sin dar resultados, y es que la natación es un deporte de reinados, en el que se castiga mucho una bajada de la intensidad y el rigor. Su último puesto en un Mundial fue el 8º puesto en 800 y 1500 el pasado julio.

Sin ir más lejos, hace una semana, se anunciaba el fichaje de un nuevo director de rendimiento de la natación nacional. Nada más y nada menos que el ex entrenador jefe de Gran Bretaña, Sean Kelly.

Sin embargo, el grupo de Fred Vergnoux sigue trabajando para que el nivel del conjunto vuelva a la excelencia que caracteriza a los grandes resultados conseguidos por el poder del teamwork que tantas alegrías ha dado a la natación española. De hecho, la continuidad del francés, podría verse sujeta a unos buenos resultados en Tokyo 2021.

El nadador Alberto Martínez será la principal baza para las aguas abierta de Tokyo, donde se confía que podría obtener una medalla. En la preparación de Belmonte y Martínez, les acompañará la joven Jimena Pérez y suponemos que puntualmente, Jessica Vall, que son las nadadoras que hasta ahora, han logrado mínima olímpica.

Comentarios

comentarios