Publicidad

Marcel Camprubí firmará en 2023 su primer contrato como profesional después de un paso por el triatlón que casi lo deja fuera del deporte

Reinventarse o morir. Los que conocen a Camprubí saben que tarde o temprano este artículo sería una realidad. Y es que el joven corredor de 21 años ha demostrado en poco tiempo, lo que muchos atletas tardan toda una carrera deportiva en sacar a la luz. Marcel Camprubí será ciclista del Q36.5, marca de ropa premium que será el sponsor principal de un proyecto apadrinado por Vincenzo Nibali y que correrá en categoría Pro Team.

Hablamos del que hace apenas 3 años, se planteaba su futuro como deportista, después de recibir la terrible noticia de que sufría una lesión por estrés que muy probablemente le impediría volver a correr sin dolor. Un dolor que llevaba arrastrando durante meses aunque no le había privado de conseguir grandes resultados a nivel nacional. 3º de España en 2019, así como un 4º puesto en duatlón, dan idea de la calidad de Marcel como deportista.

De un varapalo a la luna

Limitado a solo poder nadar y pedalear, se probó en pruebas de ruta exhibiendo buenas prestaciones y fichó por un equipo que le ofrecía la oportunidad de correr pruebas de Copa de España. El 2021 fue la verdadera explosión del de Barcelona, después de unos meses dedicado plenamente a la bicicleta, Marcel sorprendió a todo el mundo logrando el subcampeonato de España sub-23, resultado que le valió un pasaje a cualquier filial importante de nuestro país.

Publicidad

El asalto al World Tour

Su elección fue el Eolo Kometa sub-23 (equipo de Alberto Contador), dónde ha tenido la ocasión de medirse con los futuros cracks del ciclismo, sabiendo jugar muy bien las cartas que se le han presentado. Dos victorias generales, en la Vuelta a Cantabria (+ etapa) y en la Vuelta Toledo Imperial, junto con otra etapa en Navarra han sido el mejor escaparate para un ex triatleta que se desenvuelve como pocos cuando el final es duro y hay que sufrir hasta el límite del dolor.

El Q36.5 heredará parte de la estructura del Qhubeka, con Douglas Ryder al frente, y un equipo de 23 corredores que montarán bicicletas Scott. Camprubí, del 2001, será uno de ellos, con la compañía de varios ciclistas que ya han estado en Grandes Vueltas y que seguro pueden instruir bien al joven catalán. ¡Suerte!

Publicidad