El triple récordman europeo, 5k, 10k y media maratón, se encuentra en plena cimentación de las bases para Tokyo

inverse winter

Menú del día: 10×1000 + 1000 + 3×200. Los 10 miles a 2’49” de media, y el 1000 restante a 2’33”. Para rematar los 200 a 2’27” ‘soltando piernas’.

A todo esto le sumamos el rodaje matutino y el bloque de calentamiento de las series, que en total suman 45 kilómetros en un solo día. Más de lo que el resto de mortales acostumbramos a totalizar en una semana entera.


Un día cualquiera en Eldoret

A Julien Wanders le apodan “El Keniata blanco”, ya que es de los pocos atletas no africanos que entrena en el grupo de Itén, junto a los mejores fondistas del mundo.

Sus vídeos de Instagram son una gozada para la vista. Ver como grupos de 20 o 30 atletas inundan los caminos de tierra del Valle del Rift a las 6 de la mañana para completar entrenos que rondan una media de 25km por sesión, es sin duda espectacular. Por no hablar de sus ritmos, estamos hablando de gente que corre cómodamente por debajo de 3’05”/km en la mayoría de sus rodajes. Unos purasangres.


El presente y futuro del atletismo europeo

El suizo ha conseguido en dos años, consolidarse como un rival directo para los legendarios dominadores del fondo mundial, los etíopes y los kenianos. De hecho les ha batido en múltiples ocasiones, además de pulverizar por el camino las plusmarcas continentales de mitos del atletismo como Mo Farah.

El atleta de Nike, con tan sólo 23 años, ya ostenta tres récords de Europa y además fue partícipe de la reciente gesta de Eliud Kipchoge en Viena, con esta meteórica carrera, es cuestión de tiempo de que Wanders se haga con algún metal en alguno de los mundiales o, porqué no, con una medalla olímpica.

Junto a su nombre, añadimos el de Jakob Ingerbrigtsen, que no le va a regalar nada al de Ginebra, y aunque de momento se esté desarrollando en distancias más explosivas, ya ha dado sobradas muestras de la calidad que aguarda en sus piernas para correr un 5 o un 10k a ritmos de infierno.

Se considera un loco del entrenamiento, y aunque le guste competir, saborea cada segundo que le arranca al crono, sesión tras sesión, día a día.


La preparación mental de Wanders

“Es primordial. Creo que hay dos barreras. Una barrera a largo plazo, que empujamos cada día , sesión tras sesión, que se convierte en disciplina y motivación para la carrera.”

”Después está esa barrera del día de la carrera, la que hay que romper para superarte y ganar. Romper esta te llevará al nivel más alto, mucho más allá que el límite físico. Muchas personas tienen ese talento pero fallan en el campo de la mente. La clave está en persistir ”

“Por suerte, cuento con un psicólogo que conocí hace tres años. Tan pronto vuelvo a Ginebra lo visito, 4 o 5 veces al año. Después de cada sesión me da ejercicios para hacer todos los días ”

Comentarios

comentarios