Publicidad

El húngaro Csongor Lehmann y la española Eva María Sánchez se llevaron los honores en el Duatlón de La Murada, Orihuela, dejando clara su superioridad y firmando tiempos impresionantes.

El Duatlón de La Murada, en Orihuela, se vistió de gala para recibir a algunos de los mejores duatletas del panorama internacional, en una jornada que estuvo marcada por el dominio del húngaro Csongor Lehmann. El atleta, que ocupa el octavo puesto en el Ranking Mundial y ya tiene su billete para las Olimpiadas de París, confirmó las expectativas puestas en él desde sus inicios, cuando se proclamó campeón mundial en las categorías Junior y Sub23.

La competición prometía ser un emocionante duelo entre Lehmann y el joven prodigio español David Cantero, miembro del equipo de la Universidad de Alicante y flamante vencedor de la Copa del Mundo en Valencia el año pasado. Con solo 21 años, Cantero se perfila como una de las grandes promesas del triatlón español y un fuerte candidato para representar a España en las próximas Olimpiadas.

Sin embargo, el circuito ciclista, conocido por su exigencia, fue el terreno donde Lehmann marcó la diferencia. Imponiendo un ritmo demoledor, el húngaro logró descolgar a Cantero, adquiriendo una ventaja que superaba el minuto al entrar en el último segmento de carrera a pie. Lehmann cruzó la meta con un crono de 53 minutos y 53 segundos, un tiempo espectacular que reafirma su estatus en el deporte. Cantero, no obstante, completó una excelente actuación al llegar segundo, poco más de un minuto después, seguido de cerca por Miguel Guzmán, otro talentoso deportista del Universidad de Alicante.

Publicidad

En la categoría femenina, Eva María Sánchez, del C.T. Bétera, y Eva Maza, del Triatlón Archena, tomaron la delantera desde el primer tramo de carrera a pie. Sánchez, que inició la etapa ciclista con una ligera ventaja, supo mantener su posición de liderazgo hasta el final, alzándose con la victoria con un tiempo de 1 hora y 5 minutos. Maza, por su parte, finalizó en una meritoria segunda posición, seguida de Paula Chafer del club Kamikazes Gan, que completó el podio.

El Duatlón de La Murada no solo puso a prueba la resistencia y la estrategia de los participantes, sino que también sirvió de escenario para algunas de los duelos deportivos entre jóvenes promesas, consolidándose como un evento de referencia tanto para los triatletas de élite como para los aficionados al duatlón.

Publicidad