Publicidad

El británico ha pasado por quirófano para operarse y quitarse un espolón óseo del tobillo derecho 

Hace unos días era el propio Alistair Brownlee quien confirmaba a través de sus redes sociales su paso por quirófano para quitarse un espolón óseo del tobillo derecho. Un pequeño crecimiento óseo que le había salido y le había tenido con molestias durante los últimos meses.

Tal y como compartió el propio triatleta:

Publicidad

He estado luchando con el dolor de tobillo durante los últimos meses.

Hace unas semanas me operaron el tobillo para quitar un espolón óseo que había estado causando muchos problemas en las articulaciones y músculos circundantes y me impedían correr correctamente 

Es una gran pena perderme las próximas carreras pero también es un gran alivio que hayamos eliminado con éxito algo que me ha causado tantos problemas 

Hora de descansar y recuperarse. Espero con optimismo que la recuperación sea rápida y pueda competir antes de fin de año”

LA CAUSA DE SUS AUSENCIAS


Desde el PTO European Open en Ibiza donde vimos cómo el británico fue de más a menos terminando en un 6º lugar, no le hemos visto en ninguna otra carrera aunque en muchas aparecía su nombre en la start list.

Parecía que íbamos a tener un duelo en Ironman Hamburgo entre Frodeno y Alistair, pero en el último momento, Alistair fue baja. Necesitaba el slot para el Mundial de Niza, un Mundial en el que para muchos, el británico podía ser uno de los grandes favoritos al ser un circuito muy exigente y técnico sobre la bici y por ello su presencia en algún Ironman era obligatoria.

Vino el Ironman de Austria, y aunque aparecía en la start list, causó baja sin compartir el motivo. En el Ironman de Suiza pasó lo mismo. Finalmente, llegó el Ironman de Lake Placid, el último Ironman que daba slot para el Mundial de Niza y donde también aparecía en la start list, pero tampoco se presentó y sin comunicar ninguna razón.

Algo raro pasaba con Alistair. Nadie sabía por qué había dejado escapar la oportunidad de estar en un Mundial Ironman diferente que le podía venir como anillo al dedo y todo parece indicar que, una de las posibles razones, era el espolón óseo. Tal y como él mismo ha compartido, es un problema que lleva meses arrastrando y que le impedía correr correctamente pero, ¿ha sido la única razón de que Alistair no haya podido competir desde el mes de mayo? Una respuesta que no tenemos pero que si hacemos caso de lo que dice él 2 veces campeón olímpico, muy probablemente sí.

EL TIEMPO DE BAJA


La lesión que ha sufrido el británico no es una lesión grave y el paso por quirófano suele ser necesario cuando el dolor o molestia que se sufre es muy grande. Aún así, la operación es mínimamente invasiva y la recuperación es bastante rápida.

Si no hay complicaciones, el británico podrá estar volviendo a entrenar en pocas semanas por lo que seguro que le podemos ver en alguna start list antes de que termine el año. Además, como hemos dicho, él mismo a dejado caer su interés de poder competir antes de que termine la temporada.

Publicidad