Las plataformas virtuales como Zwift, Bkool o Rouvy han tenido un impacto directo y para bien, a todos aquellos que entrenaron durante la pandemia, respecto a los que usaron métodos tradicionales

Según un artículo publicado conjuntamente por Miguel Hernández, Eva María León, del Departamento de Ciencias del Comportamiento y salud de la Universidad de Elche, y por Miguel Ángel Serrano del Departamento de Psicobiología de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, aquellos ciclistas que han usado, durante el confinamiento en esta pandemia que hemos sufrido, rodillos virtuales frente a aquellos que han usado los rodillos tradicionales, han sido capaces de mantener el entrenamiento y la motivación para continuar con las exigencias marcadas en la planificación.

Parece ser que el uso del “gaming” para entrenar con los rodillos llamados inteligentes, ha provocado que el estado de ánimo haya sido mejor respecto a los rodillos tradicionales y sin nuestro avatar presente. Primero de todo os animo a leer el estudio, me picó la curiosidad y realmente muy interesante su lectura. Lo podéis encontrar aquí: “Fronteras | El uso de herramientas de formación online en ciclistas de competición durante el confinamiento por COVID-19 en España | psicología (frontiersin.org)

Hablando por experiencia propia, y también por conversaciones con conocidos, y con esto no pretendo hacer ningún estudio ni nada parecido, es cierto que, al cabo de un tiempo, cuando ya estábamos inmersos en pleno confinamiento, a muchos de nosotros les supuso un estímulo para seguir entrenando, ya que nos proponía retos añadidos que nos permitían superar las horas de tortura encima del potro maldito. Desde competiciones individuales, colectivas, retos con subidas míticas. Recuerdo fines de semana levantándome a las 6 de la mañana y ver a centenares de compañeros conectados. Incluso realizando meetings con otras herramientas, tipo zoom, para vernos físicamente.  Si bien es cierto que conozco gente que el tema gaming le estresaba sobremanera y decidió continuar con el típico rodillo ya que no le aportaba nada.

Yo creo que es muy personal, y cada uno tendrá su propia opinión, pero me ha parecido muy interesante que se empiecen a publicar estudios de cómo nos ha afectado, psicológicamente, biomecánicamente y/o fisiológicamente, este periodo que jamás antes habíamos vivido. Hace reflexionar sobre muchas cosas en la vida.


Comentarios

comentarios