Publicidad
El keniano rompe esquemas y rebaja en 26 segundos la plusmarca de su compatriota Wilson Kispang en 42 kilómetros. 2 horas 02 segundos y 57 minutos es el tiempo que le ha bastado a Kimetto para completar un circuito histórico en la capital alemana. Emmanuel Mutai, compatriota del gran ganador, llegaba a la meta tan solo 17 segundos después, lo que supone superar también el antiguo record del 2013 de Kipsang (2h:03:23).

La capital alemana vuelve a ser escenario de un hito en la historia, otro récord en maratón. Su circuito más bien llano y su gran ambiente y organización permite a los atletas sacar lo mejor de sí y batir sus marcas. Desde 2003, Berlín ha sido la gran reina del maratón mundial y la cuna de sus récords. El primer atleta plusmarquista mundial en Berlín en el siglo XXI fue el keniano Paul Tergat (2h:04:55). Le siguió en 2007 y 2008 el etíope Haile Gebrselassie con un tiempo de 2h:04:26 y 2h:03:59. En 2011 la corona de récord mundial volvía a Kenia con Patrick Makau (2h:03:38). El país africano seguía imbatible y en 2013 volvía a ganar un hijo de su tierra, Wilson Kipsang (2h:03:23). Este año el gran protagonista el también keniano Dennis Kimetto (2h:02:57).

“Me siento bien por hoy, es un gran día para mí. Los fans me han dado la confianza y pensé que podía hacerlo” decía Kimetto después de su histórica gesta.

Esta edición número 41 se veía acompañada de un clima ideal, el sol brillaba y las temperaturas al comienzo estuvieron en torno de los 9 grados. 40.004 atletas de 130 naciones distintas se disponían a correr un total de 42 kilómetros. Al principio, el grupo líder corría tranquilo, casi completaba la media maratón con un ritmo levemente menor al que llevaba en ese mismo tramo el keniano Kipsang el año anterior. Fue en el kilómetro 20 que el grupo encabezado por Kimetoo y Mutai y completado por Abera Kuma, Tsegaye Kebede, Eliud Kiptanui, Geoffrey Kamworor, Levy Matebo y Franklin Chepkwony apretaban y superaban en 15 segundos el registro del líder en la edición anterior.

Publicidad

A los diez kilómetros el grupo se veía otra vez por debajo del récord del mundo, 24 segundos menos. Hecho que aprovechó Mutai para lanzar un ataque al que pudieron reaccionar simplemente Kimetto y Geofrey Kamworor. El keniano Kamworor no pudo seguir el ritmo de la pareja en cabeza que empezó un escalofriante duelo por las calles de Berlín.

Cada uno de los ataques de Mutai fue respondido, y de qué manera, por su compatriora Kimetto. De hecho no les separaba ni un metro casi en el total de los kilómetros de la prueba. No fue hasta en el kilómetro 38, que Denis Kimetoo logró inclinar la balanza a su favor abriendo un hueco de tan solo 10 metros frente a su rival. Ese ataque decidiría la carrera. En ese momento los dos corredores pusieron su cuerpo al límite, exprimiendo todas sus fuerzas para acabar con marcas que marcarían una leyenda, un antes y un después en la historia del maratón.

“Me siento bien por el logro que he conseguido hoy. No ha sido fácil. La carrera fue un poco dura, pero ya sabéis, yo estaba luchando, ganó el mejor” comentaba Mutai al final de la carrera. Por lo que a Kamworor respeta, pagó el haber seguido a los casi extraterrestres Kimetto y Mutai y perdió también su bronce a manos del etíope Abera Kuma, que llegó 3 minutos después del plusmarquista Kimetto.

Tirfi Tsegaye ganó la categoría de féminas con un tiempo de 2h:20:18, seguida de la etíope Feyse Tadese (2h:20:27) y la americana Shalane Flanagan que completó el pódium (2h:19:36).

Foto: Agence France-Presse

@nurr3

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí