Publicidad
Manu Moreno – En la anterior entrada recalcaba la necesidad de escuchar a nuestro cuerpo en este periodo de máxima carga a escasas semanas de este objetivo que con tanta ilusión hemos preparado. Pues bien, esta fase ya ha pasado y ahora es momento de mimar a tu cuerpo física, mental y emocionalmente.

El trabajo ya lo tenemos hecho y es momento de permitirnos cierta relajación sin bajar la guardia. Dedicar estos días que quedan en pensar en todo el camino que hemos recorrido para llegar a este punto y sentirnos orgullosos de ser populares, o como diría mi gran amigo y compañero de batallas Rafa Bethencourt “es el momento de hacer caso a nuestro cuerpo,  nuestro estomago, nuestra almohada  y MANDAR A LA M…… nuestra cabeza que a 1-2 semanas del objetivo lo que transmite son dudas, miedos y negativas en cuanto al poder…”.  Y es que el arte de combinar deporte, trabajo, familia, amigos, y otras muchas obligaciones hacen todavía más especial los retos a los que nos enfrentamos. Creo que no debemos avergonzarnos por decir que somos triatletas populares. Y es que, en este deporte tan en auge, muchas veces parece una ofensa reconocer que somos deportistas populares luchando por superarnos día tras día, entreno tras entreno y competición tras competición. En mi caso…orgulloso de ser popular.

Como os comentaba es momento de mimarnos y, particularmente, en esta fase de la preparación intento escuchar más que nunca a mi cuerpo y darle aquello que me pide en cada momento. ¿Por qué? Pues porque estamos tan acostumbrados a seguir una disciplina férrea de entrenamientos que cuando realmente debemos ser más racionales que emocionales nos cuesta. Con ello quiero decir que para mí lo más importante en este momento es pensar en la carrera y prepararla mental y estratégicamente teniendo claro en todo momento que es lo que voy a hacer.

A nivel particular ya tengo claro los ritmos a los que voy a intentar competir, y digo intentar porque en una prueba tan larga es necesaria una dosis de suerte para que todo vaya según lo planificado. La parte en la que más estoy incidiendo ahora es en la alimentación y la hidratación ya que considero que es la parte fundamental para poder afrontar el IM con garantías y poder dar lo mejor de mí el día de la prueba.

En cada prueba he ido evolucionando y, personalmente, me alimento de geles y líquido que ya tengo demostrado que no le hacen excesivo daño a mi estómago y me permiten alimentarme de una manera bastante cómoda sin agobiarme en exceso alimentándome cada hora.

Publicidad

A nivel de entrenamientos después de unas semanas duras esta semana y la siguiente sí que me sirven para dejar que el cuerpo asimile todo el esfuerzo realizado, que descanse y, sobretodo, recuperar sensaciones perdidas que en breve volverán.

A nivel mental tengo claro que los malos momentos llegarán, que en una prueba tan larga los pensamientos negativos te acompañan en más de una ocasión pero nada mejor como echar la vista atrás para valorar todo lo vivido en la preparación y mirar hacia delante por lo que me espera al cruzar la línea de meta, que no es otra cosa que la satisfacción  de otra barrera más derribada, de otro reto superado, de otro sueño cumplido…

A partir de aquí todo es cuestión de afrontar la prueba con respeto pero sin miedo. Si pensamos en alguno de los entrenamiento que a buen seguro hemos hecho…¿qué miedo vamos a tener? Pensemos en esos días en los que nos ha costado levantarnos por la paliza que nos habíamos pegado el día anterior, sabiendo que al día siguiente será peor. No podemos tener miedo, y si lo tenemos hay que transformar ese miedo en ilusión, motivación y ganas de cruzar la línea de meta.

Así, al menos, y según mi modesta opinión, es la mejor manera de pasar y afrontar estos días que nos quedan hasta que se de la salida del IM de Frankfurt.

Entradas anteriores@manumoreno72 

imagen portada www.triathlon.org

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí