Publicidad

Diego Méntrida comenzó a principios de año su reto solidario con la Fundación Síndrome de West. Durante este tiempo ha trabajado duro por tal de recaudar la máxima cantidad posible de dinero y ayudar a las personas que sufren esta rara enfermedad. Y es que al triatleta madrileño le ha tocado de cerca, ya que su hermano lo sufre: «Es un niño de 3 años en un cuerpo de 23».

Una campaña a lo grande con más de 49.000 euros de donaciones

El triatleta ha impulsado el programa ‘Running for West‘, una carrera virtual solidaria que recauda fondos para la Fundación Síndrome de West, la enfermedad rara que sufre desde que era un niño su hermano Carlos.

Diego, para quien no lo recuerde, es un triatleta de 21 años de Alcobendas, que en setiembre en el triatlón de Santander protagonizó un gesto solidario que emocionó a todos las personas de todos los países de todo el mundo. Sin pensárselo dos veces, cedió su merecido tercer puesto en el podio a James Teagle, quien lo había perdido en la última curva del circuito al confundirse de dirección. Fue una de las escenas del 2020 en el mundo del deporte. Un acto de juego limpio que fue recogido y valorado por todos los medios de comunicación de medio planeta. Y cuando decimos medio planeta, así es, pues el famoso actor estadounidense Will Smith fue conmovido por este acto tan humanitario y no pudo contenerse las lágrimas de la emoción. Le señaló por su deportividad y afirmó que más personas como él eran necesarias en esta vida.

Publicidad

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Diego Méntrida (@diegomentrida)

El hombre que conmovió a Will Smith vuelve a la carga 

“Yo iba cuarto por detrás de Teagle”, recuerda Méntrida. “Habíamos ido toda la carrera juntos, pero en la última vuelta se me fue. No le podía coger y justo 15 metros antes de la línea de meta había que girar a la izquierda y él se pasó de largo. Yo le adelanté en ese momento, pero me paré en la meta porque creí que él se merecía entrar delante de mí. No me dio tiempo a pensarlo. Si hubiera seguido habría sido tercero y habría subido al podio. La carrera la ganó Javier Gómez Noya, que tiene cinco mundiales. Nunca había subido al podio con él, ni creo que lo haga”. Este gran heroico gesto ha tenido su merecido pues, a finales enero de este año 2021, la ONU reconoció el gesto de Méntrida como un ejemplo para la juventud.

La campaña para el Síndrome de West ha finalizado esta semana con más de 2300 dorsales virtuales vendidos y una recaudación de 49.250€ que van a parar para la Fundación Síndrome de West. Bajo el nombre de ‘running for west‘ se han realizado ventas de dorsales a través de internet y la organización de una serie de eventos para recaudar fondos.

El síndrome de West es una enfermedad que afecta a los niños menores de un año, a veces incluso desde la gestación. Se denomina encefalopatía epiléptica catastrófica. Las causas suelen ser desconocidas. Hay diferentes síntomas: espasmos, retraso psicomotor, enlentecimiento y desorganización de la actividad cerebral… Las personas que lo sufren son muy dependientes, necesitan supervisión constante, y son proclives a sufrir otras enfermedades. El hermano de Diego, Carlos, sufre de epilepsia y autismo, además.

Asimismo, Diego Méntrida obtuvo viralidad y popularidad porque prefirió perder una carrera. Ahora, emplea sus frutos del éxito en auxilio de quienes más lo necesitan. Diego es, sin duda, un deportista y una persona de diez.

Publicidad