Publicidad

El martes fue un día corriente para muchos. Nada especial. Pero no fue uno más para Camilla Pedersen. Seguramente, la danesa ya se levantó nerviosa y quizá incluso emocionada. El martes hizo dos años exactos que la guapa triatleta despertó del coma, estado en el que estuvo un mes.

Pero hacemos memoria. Pedersen estaba entrenando en bicicleta su Esbjerb natal cuando sufrió un grave accidente. El diagnóstico, varias fracturas (incluido en el cráneo) que le dejaron en estado crítico. A partir de ese momento, varias semanas en coma inducido. El accidente fue justo antes del Ironman de Hawái: “Estaba en la mejor forma de mi vida cuando sufrí el accidente, pero después no podía caminar… no podía ponerme de pie” recuerda la danesa. Pero su tenacidad le hizo ir más allá y no rendirse en ningún momento: “Estaba en una silla de ruedas cuando me dije que no me iba a rendir, que iba a recuperarme e iba a volver a competir. Pasé una semana arrastrándome sobre las manos y las rodillas. A la semana me puse de pie otra vez”.

Camilla Pedersen no solo volvió a competir sino que, siete meses después, volvió a ganar una gran competición: el Challenge Fuerteventura. Un milagro deportivo conseguido, eso sí, a base de lucha, esfuerzo y mucha constancia. Fue un premio inmejorable. La realidad es que las victorias han vuelto y el tiempo que ha pasado desde su debut hasta hoy ha estado repleto de grandes resultados: doble campeona del Ironman 70.3 Barcelona, segunda en el Ironman Barcelona 2014, campeona del mundo de larga distancia ITU 2014 y, este año, campeona de Europa Ironman 70.3, entre muchos otros resultados. Gracias a esto y a su lucha, Pedersen fue condecorada a principios de año como personalidad deportiva del año en Dinamarca del 2014.

Así pues, Pedersen recordó el segundo aniversario desde su despertar del coma en las redes sociales. La danesa explicó que en los últimos días había estado leyendo el diario que escribió en su momento su hermano y que las primeras palabras que pronunció cuando se despertó fueron: “Quiero irme a casa, he estado demasiado tiempo acostada aquí” y “¿Qué pasó?”. Y cerraba el comentario con un prometedor “Nuevas aventuras están en camino“. La primera de ellas, el Campeonato del Mundo Ironman de Kona en menos de tres semanas.

Publicidad

texto

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí