Publicidad

El 70.3 más rápido del planeta servirá como test de forma para muchos de los contendientes en la gran cita del próximo 8 de mayo

La prueba de los Emiratos Árabes siempre es un clásico de final o principio de la temporada, por lo que siempre es interesante ver quiénes son los que aprovechan esos momentos para sacar a relucir su mejor versión.

Este año la cosa será diferente, pues la cercanía de St.George hará que sean muchos los que decidan estar el 5 de marzo con la vista puesta en un Mundial IM dónde el nivel va a ser altísimo.

Se diferencia del resto del calendario ya que se trata de la prueba con el recorrido más rápido del planeta (si no hay jugarretas de recortes de por medio), lo que la hace muy golosa para todo tipo de atletas. Hemos visto ganar a excelentes nadadores, a la par que otros ‘remontadores’ como Bart Aernouts. Así pues, la startlist está completamente de grandes nombres, con cabezas de cartel para Daniel Baekkegard y Daniela Ryf, ganadores de la pasada edición.

Publicidad

Sin embargo, el danés va a tener compañía. Y puede ser la peor de todas, ya que el mismísimo Kristian Blummenfelt está presente en la lista de salida, aunque su presencia no está asegurada. Recordemos que el Toro llegaría a Dubai justo después de encadenar más de un mes en altura, que podría dar sus frutos.

También hay que destacar a Aernouts, que necesitaría uno de sus mejores días para meterse en el podio, y más cuando corres contra el hombre que tiene el récord de la distancia. Asimismo, el que fue medalla de chocolate en Tokio Marten van Riel, es otro de los que ha preparado la prueba a consciencia, aunque no cuente con la experiencia del resto de los contendientes.

Por lo que respeta al campo de rivales de Ryf, la cosa quedaría entre las alemanas, con una legión capitaneada por Laura Philipp, Daniela Bleymehl y Carolin Lehrieder.

La pregunta está clara. A sabiendas del enorme nivel de forma con el que pueden llegar muchos de los triatletas, el récord del mundo de la distancia podría estar en peligro.

En hombres se necesitaría una natación a ritmo de ITU (Van Riel la asegura), una ‘moto’ (en todos los sentidos) lanzando la prueba en bici, y una media maratón final que quizás sólo tenga Blummenfelt.

En mujeres, todo depende de lo lucida que esté Ryf ese día, y si hay alguien capaz de toser a ‘the Angry Bird’, pues el año pasado se paseó, entrando en meta con más de 5 minutos de renta sobre el resto de rivales.

 

Publicidad