Publicidad

Ludvig Wacker categoriza de ‘ridículo’ el número de pastillas que llegan a tomar los ciclistas profesionales del World Tour, y decide poner fin a su etapa como deportista de alta competición a los 21 años

Es común en el mundo del ciclismo de élite, que una vez cada muchos años se ‘rompa la omertá’ que envuelve el negocio y el abuso que se le da a los fármacos en el ciclismo.

Legales o no, está claro que el ciclismo tiene un problema de salud si jóvenes de menos de 23 años se borran del panorama cuando acaban de firmar contratos de más de 50.000 euros.

Eso mismo ha sucedido con Ludvig Wacker corredor en el filial del DSM -el Development Team Sunweb- que ha comunicado la baja voluntaria y la recisión de su contrato, en favor de su salud.

Publicidad

El problema reside en que el mismo Wacker ha admitido que el consumo excesivo de píndolas está instaurado entre lo jóvenes, que no tienen nada que perder y acostumbran a no estar asesorados al 100% por un médico. Todo ello, propiciado por un fácil acceso a estos medicamentos, que les son recomendados por otros ciclistas.

El danés reconoció en una entrevista con el sitio web danés Feltet.dk que no había tomado ninguna pastilla durante su incipiente carrera, y que su retirada se veía motivado por la fatiga mental y el miedo a caer.

“En las grandes carreras, algunos corren con pequeños recipientes en los bolsillos con pastillas, etc.

Los analgésicos y la cafeína en pastilla son algunos de los productos estrella que se encuentran en cada salida de una prueba UCI.

Recordamos que el potente analgésico tramadol fue prohibido en la competición desde marzo por la UCI, a pesar de no figurar en la lista de sustancias prohibidas de la WADA.

«He aprendido muchísimo viviendo en el extranjero», dijo Wacker, quien se mudó al extranjero a los 18 años. «Estoy realmente orgulloso de eso. Nunca pensé que llegaría a algo así». Todo ello después de anunciar que dejará la bici aparcada durante meses.

Paralelamente, el francés Thibout Pinot ha soltado la ‘bomba’ acerca de la persecución que reciben algunos equipos para la administración de cetonas en carrera. La ‘keto’ habría sido uno de las principales armas con las que han jugado equipos como el Jumbo o el UAE en estos últimos tiempos.

Comentarios

comentarios

Publicidad