Publicidad

El triatleta británico continúa su preparación de cara a un 2024 donde se presenta como máximo favorito a llevarse el oro olímpico en los Juegos Olímpicos de París

Alex Yee está llamado a volver a ser uno de los protagonistas del triatlón en 2024 pero mientras espera a que el curso arranque, el británico nos muestra en las redes sociales pequeñas pinceladas de lo que está siendo su pretemporada. La última, su entrenamiento en el velódromo del Derby Arena a las órdenes de Ed Clancy el 15 de enero. Ha sido este último quien ha compartido el vídeo de ambos en la pista ovalada.

Publicidad

¿QUIÉN ES ED CLANCY?


Yee se ha rodeado de uno de los grandes especialistas de la pista, Ed Clancy que en su palmarés alberga tres campeonatos olímpicos y cinco mundiales en persecución por equipos acompañado por nombres del calibre de Steven Burke, Owain Dull o de los Peter Kennaugh, Geraint Thomas y Bradley Wiggins – estos dos vencedores del Tour de Francia – que saltaron a la ruta para convertirse en puntales del proyecto Sky. Además, de forma individual, se enfundó el arcoíris en la modalidad ómnium en una ocasión. La relación del triatleta británico con el especialista del velódromo no es algo puntual. Ambos trabajan juntos desde que en 2022 Clancy comenzase su labor como preparador de ciclistas y triatletas tras retirarse en 2021.

LOS BENEFICIOS DEL VELÓDROMO


Quizá, al gran público pueda sorprender este tándem o se pregunte qué busca en la pista. La respuesta más probable: perfeccionar la habilidad técnica, la cadencia de pedaleo, fortalecer la potencia máxima y especialmente ganar velocidad y poder mantenerla en el tiempo. Un último aspecto en el que sobresalía Clancy.

Con unos registros en la carrera a pie que actualmente parecen inalcanzables para el resto y una natación débil para su conjunto personal, parece evidente con su presencia en el Derby Arena que una de las líneas de trabajo de Alex Yee se concentra en sumar km/h a la bicicleta. También, y derivado de ello, lograr una mejor colocación en carrera que le permita contar con más armas estratégicas. Tampoco hay que olvidar el aspecto físico, en el que se vería beneficiado de una musculatura más fresca al final de la T2, listo para explotar esa ganancia en su segmento preferido. Horas y horas de entrenamiento encaminadas a un único fin, el evento del 30 de julio. Una fecha señalada en rojo en el calendario con la prueba individual masculina de los Juegos Olímpicos de París.

EL OBJETIVO DE YEE


La de París será una cita a la que Yee acudirá como el favorito en mayúsculas para colgarse el oro. Un cambio de estatus respecto a Tokio donde llegó como postulante y se proclamó subcampeón. Porque en esa distancia, ya no le vale otro resultado. Ni a él ni a muchos. Una cantinela que lleva asociada a ella la presión de las expectativas a las que el triatleta tendrá que hacer frente al mismo tiempo que compite con los Wilde, Blummenfelt, Vilaça, el trío francés o los belgas Van Riel y Geens entre otros.

Publicidad