TOKYO 2020 trabaja para salvar la prueba de triatlón

0

A pesar de tener que suspender el Test Event del paratriatlón este año por los niveles de E. coli, parece que para Julio de 2020, las aguas del puerto de Odaiba estarán libres de bacterias.

Una encuesta realizada en el Parque Marino Odaiba, lugar donde se disputará el circuito de natación del triatlón y los eventos de aguas abiertas de 10 km, arrojó resultados positivos, en gran medida.

Con la excepción de uno de los 12 días que duraron los tests, se concluyó que el uso de tamices subacuáticos redujo con éxito los niveles de bacterias coliformes dentro de los límites estipulados por las federaciones internacionales.

A pesar de esto, se descubrió que fuera de los campos cubiertos por estos cedazos, los índices de E. coli eran muy superiores a los lindes fijados. Sin embargo, los niveles de enterococos, otra forma de bacteria, sí que estaban dentro de los límites acordados.

El estudio se realizó del 7 al 18 de agosto, aunque las pruebas de triatlón se disputarán el 27 y 29 de julio –hombres y mujeres respectivamente– y la prueba de relevos mixtos se realizará el primero de agosto.


Uso de pantallas subacuáticas y niveles de temperatura marinos.

El comité organizador de Tokyo 2020 anunció en marzo de 2018 que experimentarían con las tamices submarinos para tratar de mejorar la calidad del agua después de que las pruebas de 2017 realizadas en la bahía, revelaran una cantidad inusualmente alta de niveles de bacterias.

Sin embargo, tanto los eventos de triatlón como los de paratriatlón tuvieron lugar sin la instalación de dichos sistemas, que hicieron que la prueba paralímpica tuviera que ser cancelada, afectando claramente al criterio de selección de muchos países, ya que los niveles de Escherichia Coli eran más del doble de los autorizados.

Para las pruebas acuáticas del año que viene, la organización de los juegos colocará hasta tres capas de filtros para asegurar que los atletas no reciben ninguna infección que imposibilite su rendimiento.

Otro potencial problema es el grado de temperatura con el que se disputarán los eventos. A pesar de ello, la encuesta señalaba que la temperatura nunca superó el límite de 31ºC, quedando la máxima 30.8ºC. Eso se debe a que dentro de las pantallas, la temperatura llega a escalar hasta un grado más que fuera de ellas.

Por ello, los organizadores estudian la posibilidad de mover el inicio de las competiciones a las 5 de la mañana, para mitigar el efecto del calor en los participantes.


Recuerdos de Río 2016

Antes de esos Juegos de 2016, hubo algunos hallazgos sorprendentes sobre el estado del agua en la Bahía de Guanabara, donde se realizaría el segmento acuático del triatlón y las aguas abiertas.

Un estudio de Associated Press mostró que los niveles bacteriológicos del agua era hasta 1.7 millones de veces lo que se consideraría peligroso en cualquiera de los países olímpicos. A todo esto, añadió que el agua de Río excedía el límite de California de 400 coliformes fecales por cada 100 mililitros, por cinco. Incluso se encontró un cadáver flotante y un brazo cortado en la bahía unas semanas antes del comienzo de los Juegos.

Sin embargo, después del Test Event de 2015, los triatletas no presentaron quejas por las condiciones del agua, y tampoco lo hicieron en el año siguiente.


Aunque la situación en Tokyo pueda parecer –y lo es– preocupante, se queda muy lejos de las condiciones que se afrontaron en Río 2016. Restaremos a la espera.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Roger Manyà

1998. Triatleta & Comunicación