Publicidad

A un mes del Club La Santa IRONMAN Lanzarote que se disputa el 18 de mayo, analizamos una de las pruebas más duras del triatlón

INTRODUCCIÓN


El IRONMAN Lanzarote cumple este 2024 su 32 edición y para muchos, la carrera que recorre los paisajes volcánicos y tropicales más atractivos de España, es una de las más duras del mundo y es por ello que todos aquellos triatletas que logran terminar la prueba, tienen una doble satisfacción.

Desde Triatletas en red hemos querido parar y analizar cuales son esos aspectos que hacen del Club La Santa IRONMAN Lanzarote el Ironman más duro del calendario para demostrar las razones por las que ser FINISHER de esta prueba te hace lograr una de las gestas deportivas más grandes. Además, si aún no te has inscrito y ves la oportunidad de hacerlo, te facilitamos el enlace de registro.

Publicidad
  1. UN IRONMAN ES UN IRONMAN

Nadar 3,8 kilómetros, rodar 180 kilómetros y correr 42 kilómetros es algo al alcance de muy pocas personas. Un Ironman es una carrera de máxima exigencia que requiere de muchas horas de entrenamiento y dedicación. Ser capaz de estar más de 10 horas haciendo un esfuerzo continuo supone meses de sacrificio. Un sacrificio que lleva consigo el esfuerzo y el apoyo de los tuyos que en la mayoría de las ocasiones son parte fundamental en el éxito de uno mismo. 

Introducir sesiones de entrenamiento a las 06:30 de la mañana, acumular salidas en bici de 5 horas e incluso invertir 8 o 9 horas de tu finde semana para entrenar, son aspectos necesarios para realizar un IRONMAN en óptimas condiciones y no todo el mundo es capaz ni está dispuesto a hacerlo. Por ello, el completar un IRONMAN, sea cual sea, ya es un hito muy importante.

2. EL RECORRIDO DEL CLUB LA SANTA IRONMAN LANZAROTE

Aunque posiblemente los 3.800 metros a una sola vuelta por Playa Grande (Puerto del Carmen) no sea la natación más exigente de los circuitos IRONMAN, el viento y el oleaje pueden hacer de éste primer segmento del Ironman un auténtico desafío. Aún así, sin duda, el sector ciclista y de carrera a pie son los que hacen del Club La Santa Ironman una de las pruebas más exigentes del mundo. 

A los 180 kilómetros de bici hay que añadirle la dificultad del desnivel y de las condiciones meteorológicas. Más de 2.500 metros de desnivel acumulado tiene un segmento ciclista que los triatletas tienen que recorrer luchando con el calor, la humedad y ante todo, el viento que caracteriza a la isla. Un recorrido que si para uno de los mejores ciclistas del mundo del triatlón como es Cameron Wurf son más de 4 horas y media de duración, hay que imaginarse lo que puede tardar un triatleta de nivel medio. 

Tras la bici, una maratón a tres vueltas que lleva a los triatletas de Puerto del Carmen hasta Arrecife en la primera de ellas y hasta el aeropuerto en las otras dos, es lo que tienen que sortear los triatletas. 42 kilómetros además con 230 metros de desnivel y con un calor y humedad que a pleno día, hace que sea una de las maratones más exigentes del panorama.

3. LAS CONDICIONES DE UNA ISLA ESPECIAL

Lanzarote es una isla de origen volcánica que como tal está compuesta por rutas volcánicas, cráteres y lagos de lava. Además, al ser una isla sin barreras geográficas, el viento es uno de los factores característicos de una isla cuya temperatura media en el mes de mayo ronda los 22º.

Por dichas condiciones al que se le une una humedad superior al 75% también en el mes de mayo, hacen que a las ya exigentes condiciones en cuanto a recorrido del Ironman Lanzarote haya que añadirle estos importantes aspectos meteorológicos. 

4. UN LISTADO DE SALIDA SIEMPRE IMPRESIONANTE

Campeones del Mundo Ironman como Sam Laidlow, Lucy Charles, Jan Frodeno o Frederic Van Lierde han pasado por un Club La Santa IRONMAN donde cada año el listado de salida es de máximo nivel. Una carrera que además ha visto coronarse a triatletas nacionales de la talla de Eneko Llanos en dos ocasiones, Víctor del Corral o Virginia Berasategui. Todo ello a nivel profesional pero es que el gran reto que supone para muchos triatletas el ser capaz de cruzar la línea de meta de una de las pruebas más duras del mundo, hace que la rivalidad en grupos de edad sea incluso mayor. 

Pues bien, si a la exigencia que requiere la preparación de un IRONMAN, se le añade la terrorífica dificultad de los recorridos, un climatología extrema y una competitividad de máximo nivel, hace que su consecución sea una de las gestas deportivas más importantes para cualquiera.  

Publicidad