Publicidad

La mejor corredora del mundo, y una de las encargadas de catapultar la popularidad del pelotón femenino entre los medios, gracias a su espectacularidad y exhibiciones, correrá en 2021 en la escuadra española

La reina del ciclismo mundial, tiene nuevos colores para 2021 y 2022. Y es que su llegada al Movistar Team no es mera casualidad, ya que la escuadra que dirige Sebastián Unzué está a pocos meses de convertirse en la referencia del UCI Women’s WorldTour, dónde la neerlandesa va a jugar las cartas de punta de flecha hacia una esperada hegemonía del equipo telefónico.

Vestida de arcoíris desde el pasado Mundial de Ruta de Yorkshire, después de fugarse durante más de 100km, Van Vleuten dejaba claro que es una ‘ciclista total’ siguiendo la tendencia de los recientes cracks que suben como son Van der Poel, Van Aert Evenepoel. La avalan los dos oros en el Campeonato Mundial de crono de 2017 y 2018, dos Giros (’18 y ’19), además del reciente Campeonato Europeo de ruta de este 2020.

Este mismo año, cumplirá 37, llevando como PRO más de 13, y parece ser que a Van Vleuten, la experiencia no hace más que sumar calidad a sus piernas. En 2020, lleva seis victorias de nueve posibles, antes y después del parón por la pandemia. Se impuso en el Omloop Het Nieuwsblad y, con el regreso de la competición, en las dos Clásicas de Navarra, en la Durango-Durango, en la Strade Bianche y en el Europeo.

Publicidad

En palabras de la crack holandesa:

“Mi vínculo con el Movistar Team viene de muy atrás. Fui conociendo mejor al equipo en unas concentraciones en altura en Sierra Nevada que hice en 2014, y en las que coincidí con parte del equipo masculino. Uno de los entrenadores me invitó a rodar un día con ellos y la experiencia me encantó. Para mí fueron desde el primer momento como mi “familia española”. Me sentí muy a gusto, fueron el primer equipo de chicos que me invitó a entrenar con ellos en días largos, y el ambiente era muy agradable. Entrenamos tranquilos, me esperaban después de las subidas, cada uno hacía su trabajo y cada día, después de la cena, se notaba que había buen rollo en el equipo, se juntaban para estar un rato más en lugar de volver a sus habitaciones… ¡Incluso algún día jugué a tenis de mesa con Alejandro Valverde!


 

Publicidad