Publicidad

Con aún muchas preguntas y un clima de incertidumbre en todos los sentidos, el presidente de IRONMAN, Andrew Messick, se ha pronunciado con la posibilidad de mover el Campeonato del Mundo a la próxima primavera

El CEO de la franquicia americana ha hablado para la revista especializada Tri-mag y ha sido claro: ”Aún no se ha tomado ninguna decisión con lo que respeta al Mundial de Hawaii y el de Taupo”

Sin embargo, los grandes eventos mundiales como los Juegos de Tokyo y la Eurocopa, han sido desplazados a 2021.

Messick remarcaba que ya hay 3.000 clasificados para el Mundial de 70.3 y 1.000 para Kona, y aunque cualquiera de los dos se celebrase solo en la categoría PRO, el nivel de exposición al contagio por parte de los atletas sería muy alto.

Publicidad

De hecho, IRONMAN ha asegurado que esta propuesta es casi imposible de llevar a cabo, ya que la isla vive en gran parte de los ingresos de los grupos de edad, y que la empresa tampoco puede permitirse el desembolso que supone organizar un mundial sólo  para pros, ya que las pérdidas serían millonarias.

De la misma manera, muchos países podrían dejarían prohibir los desplazamientos a eventos o competiciones internacionales, con lo que además podríamos tener un campeonato desvirtuado.

El presidente de la marca del ‘M-Dot’ afirmaba además que el desplazamiento de la cita mundialista, dejaría a los profesionales con la posibilidad de planificar la clasificación de manera ordenada y coherente, y no a toda prisa como supondría mantener la fecha de octubre.

Paralelamente a todo esto, Kailua-Kona se encuentra totalmente paralizada, con unas cifras de pérdidas de empleo nunca vistas


Objetivo: Febrero 2021

El plan que propone IRONMAN es el de repetir el escenario que se produjo en 1982, donde se vivieron dos Kona en un mismo año.

En este caso, tendríamos el Campeonato de 2020 en febrero de 2021, y mundial de ese año, en la fecha planificada de octubre.

Por desgracia, febrero es un mes con mucho flujo de turistas en la isla, algo que complica mucho la logística de la carrera, que ya de por sí llena la isla.

Además de lo que supone para muchos atletas el hecho de preparar una prueba tan exigente, durante los meses de más frío del año, puesto además, el bloque de trabajo principal caería en medio de fiestas y celebraciones.

No obstante, el clima en este mes, sería mucho menos hostil de lo que es en octubre (una media de 2ºC menos), con lo que se abriría una puerta para aquellos aspirantes que acusan su rendimiento por culpa del calor y humedad extremos

 

 

Publicidad