Publicidad

El cicloturismo es actualmente una de las características más llamativas para viajar y con la pandemia de COVID-19 ha sido capaz de generar un segmento turístico cada vez más en alza. Hoy os contamos los motivos de su gran triunfo por Europa.

150.000 millones de euros anuales por el cicloturismo

El cicloturismo tiene diversos rasgos y características que lo han convertido en una de las actividades favoritas de la sociedad: es sostenible, no consume energía, no emite gases, colabora a llevar una forma de vida saludable, fomenta la desestacionalización del turismo y favorece el desarrollo de las comarcas interiores. Por estos motivos actualmente se está convirtiendo en un segmento turístico al alza y por el mismo es capaz de generar un negocio importante, que se encuentra ya muy desarrollado en otras zonas de Europa.

A través del cicloturismo, los visitantes pueden conocer el territorio de una manera mucho más consciente, pues no es lo mismo atravesar una zona en coche o tren. Los expertos indican que los cicloturistas de largo recorrido responden a un perfil que suele gastar mucho dinero en hoteles, comidas y actividades en los lugares que visitan, sin embargo no suponen un alto impacto en cuanto a las infraestructuras que requieren. Las bicicletas hoy en día están a la mano de cualquiera, y su accesibilidad facilita que se haya convertido en un segmento turístico que mueve una gran cantidad de dinero, superando a día de hoy el negocio de los cruceros.

Publicidad

La European Cyclists Federation (ECF) elaboró el informe ‘Beneficios de la Bicicleta en Europa’, en el que se cifra en 150.000 millones de euros anuales los beneficios aportados por la bicicleta. El negocio de los cruceros se ‘limita’ a unos 100.000 euros al año a nivel mundial.

El cicloturismo es una forma de viajar mucho más sostenible y económica 

España todavía está intentando alcanzar los mismos resultados, pues en Europa ya hay países que nos llevan cuarenta años de adelanto en tradición cicloturista. En los últimos años se ha producido una intensificación en los países del entorno mediterráneo, de modo que a la par de nuestro desarrollo se encuentran el del sur de Portugal y Francia, Italia, Eslovenia o Grecia.

Además, al contrario que muchos sectores, la pandemia sí que ha causado un impacto positivo en este negocio. Vigilando por la salud, el cicloturismo ha ayudado a que más personas se decidan a utilizarla como un medio de transporte alternativo, más saludable, más económico, más sostenible medioambientalmente y sin necesidad de vigilar aforos ni distancias de seguridad.

Publicidad