Publicidad

Tras recibir un aluvión de comentarios de todo tipo en una foto del PTO European Open, Emma Pallant ha dado un paso al frente y ha hablado abiertamente sobre la menstruación en el deporte de alto rendimiento.

“Celebrando a las increíbles mujeres en el deporte y a los igualmente increíbles hombres
que las defienden. Menudo baño de humildad con la enorme can=dad de mensajes
recibidos tanto de hombres como de mujeres (voy a darle otra oportunidad a las copas
menstruales); así damos visibilidad a la poco glamurosa realidad que es competir durante
el periodo menstrual”

“Corrí en bañador porque en climas calurosos mi temperatura corporal es más alta y me
“sobrecaliento”, además durante los días de menstruación mi temperatura corporal
también es más alta.”

Con estas palabras comienza Emma Pallant-Browne (@em_pallant), triatleta profesional
con más de 30 podiums en Ironman 70.3, y 18 victorias en esta misma distancia su ulHmo
post de Instagram sobre lo sucedido en el PTO European Open celebrado en Ibiza el
pasado 6 de mayo.

Publicidad

Por lo visto, Emma compitió durante sus días de menstruación manchando el bañador y
quedando a la vista que estaba en sus días de sangrado. Esto es una situación con la que
las mujeres debemos lidiar cada mes, asumirlo y senHrnos orgullosas y felices de ello, ya
que tener un ciclo menstrual regular es signo de estar sanas, fuertes y de estar asimilando
bien las cargas de entrenamiento. Lamentablemente, en la elite (y no tan elite) esto no se
suele dar. Muchas de las mujeres deporHstas de resistencia (triatletas de larga distancia,
atletas de fondo y corredoras de Trail, por poner algunos ejemplos) sufren “amenorrea”
que es la ausencia de ciclo menstrual debido a las altas cargas de entrenamiento y a la
baja disponibilidad energéHca; y esto, a la larga, puede acarrearles graves problemas de
salud como inferHlidad o debilidad ósea aumentando el riesgo de lesión y fracturas.

En la época en la que vivimos, y la importancia que le estamos dando como sociedad a la
visibilidad de la mujer deporHsta, me choca que Emma tenga que dar explicaciones de
por qué compiHó con un bañador y no con otro.

Durante los 3-5 días que dura nuestro sangrado, el organismo de las mujeres sufre muchas
alteraciones, entre ellas se encuentra un aumento de nuestra temperatura corporal, si
encima a ello le añades en competir en ambiente caluroso… pues la estrategia de
hidratación y refrigeración se hace todavía más importante.

Otros de los cambios que sufrimos las mujeres durante estos días es el aumento de la
frecuencia cardiaca de reposo y disminución de la de trabajo, lo mismo sucede con las
concentraciones de lactato; menores reservas de glucógeno y capacidad de recuperación. En conclusión, por lo general, esto repercute en una mayor faHga y menor recuperación,
menor capacidad de trabajo y rendimiento; aumento de la probabilidad de lesiones,
insomnio, hinchazón, ansiedad…si el deporte ya es caprichoso de por si haciendo
imposible el control de todas las variables para lograr un objeHvo o rendimiento X, las mujeres debemos sumarle la “noria hormonal” que sufrimos durante nuestro ciclo
menstrual. Y aun así, con todas las variables fisiológicas y hormonales en contra para
rendir en condiciones, Emma consiguió un peleado 4º puesto.

Muy lejos de lo que a nivel sociedad podamos pensar, dar visibilidad posiHva a estas
situaciones es natural y es hacerlo real, tan real y natural como lo que es: un proceso
fisiológico de vital importancia para las mujeres.

Así que, me uno a la inicia0va de Emma, y animo a todas las mujeres a que, si tienes una
foto como la de ella en PTO Ibiza, “la aprecies y guardes como recuerdo de como actuaste
en un día duro porque algún día podrías ser capaz de ayudar a alguien más con ella”.

https://www.youtube.com/watch?v=Z5Onrp_dd5w

Publicidad