Publicidad

Un día de récord servía como el mejor escaparate posible para la vuelta a la competición de Clemente Alonso, que se lleva el chocolate en una prueba dónde Wurf ha reventado el sector de bici, y Sanders ha conseguido su deseado slot

Una carrera con 3 titulares.

Así es como ha concluido el IM Copenhague, la última prueba con pase para un Kona pospuesto a Febrero de 2022, que presentaba un nivel tremendo en la startlist, a falta de saber quién se iba a presentar finalmente.

Clemente Alonso, cuyo último triatlón de LD había sido el Mundial de Kona en 2019 -34º aquél día- ha regresado por todo lo alto en evento de primerísimo nivel, dónde ha vuelto a demostrar un nivel muy parejo en las tres disciplinas, además de una lectura de la carrera ideal.

Publicidad

Lionel Sanders conseguía lo que muchos ponían en duda. No sólo estuvo en la pomada durante toda la carrera, sino que su remontada a pie fue digna de los mejores deportistas ‘en seco’ que ha visto nuestro deporte.

El slot para Kona viajará consigo a Arizona, dónde preparará la Collins Cup, con la posibilidad de correr otro gran evento antes de que finalice el año.

Cameron Wurf lo ha petado. El ciclista del INEOS se ha encargado de dinamitar la carrera en el sector de ciclismo, para abrir una tremenda diferencia de más de 10 minutos con excelentes rodadores como Sanders.

Por supuesto, pagaría el esfuerzo a pie -la disciplina dónde más cojea- dónde tuvo suerte de que el recorrido era ligeramente corto, y que Lionel llegaba de su 2:43 con las fuerzas justas para ser segundo.

El tiempo en meta de Wurf sería de 7:36:06, con Sanders entrando a más de 3 minutos, mientras que Henrik Goesch era 3º con 6 minutos de pérdida con Wurf.

Clemente Alonso sería el siguiente en cruzar la meta con 7:55:09.

Resultados completos, aquí.

Publicidad